EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM
EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM

La primera actriz Carmen Salinas estuvo rodeada por la música. No solo gracias a su capacidad de imitar voces de famosas cantantes o su amor por uno de los colaboradores de Juan Gabriel, ya que también su hijo mayor, Pedro Plascencia, heredó sus dones al desempeñarse como pianista y compositor de algunas exitosas telenovelas mexicanas.

Tras la muerte de su primogénito, en 1994, derivada de un diagnóstico de cáncer, Carmelita quedó con un profundo desasosiego del que pudo salir avante para continuar con una carrera de cerca de seis décadas.

¿Quién fue Pedro Plascencia Salinas?

El pianista y compositor heredó el talento de su padre, quien trabajó muchos años de la mano de Juan Gabriel. Durante algún tiempo, Pedro estuvo a cargo de la música incidental de las telenovelas del productor Carlos Téllez como son Cuna de lobos (1986), El extraño retorno de Diana Salazar (1988) y En carne propia (1990).

Carla Estrada se acompañó de su música en Los Parientes Pobres (1993), así como películas del cine nacional como El Bulto (1991) y Escuadrón patineta (1991). Asimismo, colaboró con las entradas en los noticiarios 24 horas y ECO noticias.

Pedro impulsó a Carmen Salinas a imitar cientos de voces, entre las que destacaron las de Lucero, Alejandra Guzmán, Lola Beltrán o Yuri, ya que se desempeñaba como su arreglista. El estudio musical K’ay-nah, que se inauguró en 1988, fue la manera en que su madre lo apoyó. El objetivo era adaptar un nuevo espacio para que dejara el lugar casero que utilizaba para componer.

¿Cómo murió el hijo de Carmen Salinas?

Siete meses antes de su muerte, el 19 de abril de 1994, Pedro Plascencia fue diagnosticado con cáncer de pulmón, enfermedad que también se llevó la vida de otros de sus parientes, entre ellos su padre y sus abuelos.

Todo inició con una serie de dolores crónicos, que incluso llevaron al hijo de Carmelita a pensar en el suicidio, como son agruras, tos, molestias en el cuello y espalda. Posteriormente se sumarían los malestares derivados de las quimioterapias. Finalmente, a los 37 años, Pedro Plascencia Salinas murió.

¿Qué significó su partida para Carmelita?

La muerte de su hijo no solo le dejó una hipertensión a la primera actriz, también la alejó de la música y la imitación, pues aseguró que no podía volver a cantar sin sentir una enorme tristeza. Poco después de su pérdida, puso una pausa a su carrera artística ya que ella ‘murió’ junto con su hijo, por lo que quiso enterrarla.

Su regreso a los escenarios y pantallas estaría marcado con el éxito de la telenovela María la del Barrio (1995), en donde compartió créditos al lado de Thalía, Fernando Colunga e Itatí Cantoral. El cine volvió a cobijarla con el director Francisco Guerrero, quien la invitó a El último suspiro (1996).

Este auge sería el que la animaría a formar parte de la obra de teatro Aventurera, en donde dio vida al papel de la madrota Rosaura en su debut en 1997, con un papel arriba de los escenarios y también detrás de ellos, pues fue una de las productoras en uno de los logros que marcó su trayectoria.


Los comentarios están cerrados.