EDUARDO VALENCIA/NTRZACATECAS.COM
EDUARDO VALENCIA/NTRZACATECAS.COM

Con 18 votos a favor, 10 en contra y una abstención, Zacatecas se convirtió en el estado 25 en aprobar el matrimonio igualitario; el dictamen abordado por la 64 Legislatura ocasionó la división entre el bloque plural (PRI-PAN-PC-PRD): “no es una obligación, es libertad”, se dijo entre la polémica.

Desde temprana hora grupos que se autodenominan provida impidieron el acceso al recinto legislativo; no obstante, una vez que aceptaron dialogar con los diputados se abrieron las puertas; en el debate parlamentario se coincidió en que se da paso a un acto progresista que deja claro que somos una sociedad sin etiquetas.

En presencia de colectivos lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti, intersexual, queer (LGBTTTIQ+) se cumplió con el mandato de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN), al propiciar el respeto a la diversidad sexual.

Cabe mencionar que votaron en contra los panistas Karla Valdés, María del Mar de Ávila, Guadalupe Correa, la aliancista Martha Rodríguez y los priistas Jehú Salas, Gabriela Basurto, Herminio Briones, Benigno Gallardo, José Juan Estrada y Refugio Ávalos; hubo una abstención a cuenta de David González.

Sin embargo, en el recinto se enfatizó que hay que cumplir un mandato constitucional y reiterar la lucha por una patria justa e igualitaria.

En su oportunidad, Humberto de la Torre, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), sostuvo: “no vengo a regatear mis derechos, somos personas iguales a cualquiera: productivos y proactivos”; además, afirmó que éste es solo el primer paso “porque falta ver los crímenes de odio, pero vamos a seguir luchando porque ‘para todas las personas, todos los derechos’”.

A su vez, de Movimiento Ciudadano (MC), Enrique Laviada recalcó: “estamos hablando de un cambio cultural, de conciencia social que apenas comienza”; recalcó que el tema llevado al Congreso no es de índole religioso “eso está incólume, se trata de derechos civiles”.

Reiteró que se deben garantizar los derechos y que no basta asumir que la Corte lo mandata, sino que se trata de decidir “qué tipo de cambio queremos; el progreso que queremos los progresistas, es el pleno derecho a la diversidad”.

A esto, el petista José Luis Figueroa agregó: “luchamos por una patria justa y no caer en la retórica; hay que cumplir con un mandato constitucional porque el debate ya se dio; es lamentable que tuvieron que pasar 11 años para que la Legislatura de Zacatecas lo aprobara”.

Es -dijo- un acto progresista con el que dejarán de sufrir personas ante una sociedad que no les comprende; “es un acto de seguridad histórica, un derecho de vivir libremente”.

El también petista Xerardo Ramírez se promulgó a favor, pues sostuvo que es sana la discusión “y no a capricho de unos cuantos”; además, lamentó que el estado pudo ser pionero en la aprobación del matrimonio igualitario, pero en tres ocasiones se rechazó la propuesta “porque somos doble moral”.

“La ideología también es progreso y de avanzada; hay que marcar un sí porque los derechos humanos no se consultan ni se someten a la consideración, ya que la finalidad es vincular el matrimonio a preferencias sexuales”.

“¿Los homosexuales no pagan impuestos”, preguntó, tras reclamar a sus pares que a la hora de una elección, cuando se trata de campañas, “ahí sí están”. “Hay que ser congruentes, sentimos orgullos de hombres y mujeres que salen a luchar por sus derechos, ante una sociedad que se los ha negado”.

Se juntaron

Desde temprana hora, alrededor de nueve personas de la sociedad civil, católicos y evangélicos, impidieron el acceso al recinto legislativo para exigir ser escuchados por los diputados e impedir que se diera paso al dictamen de matrimonio igualitario.

Erick González, vocero del movimiento, señaló que no se moverían hasta ser atendidos por las legisladoras Susana Barragán e Imelda Mauricio, presidentas de la Mesa Directiva y de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, respectivamente.

Enrique Laviada, presidente de la Comisión de Parlamento Abierto, hizo su arribo a la explanada de la Legislatura y los manifestantes entregaron un documento en el que exigen que el dictamen de matrimonio igualitario regrese a comisiones y no fuera votado.

Minutos después arribaron colectivos LGBT bajo la consigna de “derechos iguales a los homosexuales”, así como “aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir que la homofobia se tiene que morir”.

A las 12:48 horas se abrieron las puertas de la Legislatura, ya que se determinó recibir, por separado, una comisión de cada grupo.

En primera instancia, los morenistas Ernesto González, Priscila Benítez, Armando Delgadillo y el perredista Juan Mendoza, así como Enrique Laviada de MC, la aliancista, Susana Barragán, Humberto de la Torre y Fernanda Miranda del Verde se entrevistaron, a puerta cerrada, con el grupo provida.

Es de mencionarse que el diputado petista Xerardo Ramírez, promovente de la iniciativa sobre matrimonio igualitario, no se quedó a la reunión.

A su salida de la reunión, el vocero Erick González señaló que se acordó instalar mesas de diálogo para la discusión del dictamen sobre matrimonio igualitario, tras señalar que “por lo menos, los diputados se abrieron al diálogo”; se dijo satisfecho del encuentro.


Nuestros lectores comentan

  1. Que barbaridad, que diputados tan corrientes y vividores, no cabe duda moreno es un retroceso para el país, en lugar de enfocarse junto con el gobernador a resolver los tantos problemas que hay en el estado, se ponen según ellos a legislar en contra de la naturaleza humana, traidores del pueblo y vividores de é