Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento

“Donde la justicia es negada, donde la pobreza es

fomentada, donde prevalece la ignorancia., ni las

personas ni la propiedad estarán a salvo”.

Frederick Douglas

 

La falta de tribunales honestos y justos ha sido uno de los principales obstáculos para la inversión y la creación de prosperidad en México. Los inversionistas pequeños y medianos, mexicanos o extranjeros, tienen miedo de apostar recursos en nuestro país porque aquí no se respetan los contratos y los tribunales no deciden conforme a la ley. Una gran diferencia hoy, sin embargo, es que México forma ya parte de un sistema internacional: si no se otorga justicia en nuestro país, podemos recurrir a tribunales internacionales.

El 20 de septiembre, por ejemplo, un tribunal arbitral bajo el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte condenó a México a pagar 47 millones de dólares, más intereses y costas judiciales, a un fondo de inversión canadiense llamado Lion Mexico Consolidated L.P.

Lion vivió una de esas pesadillas judiciales tan comunes en nuestro país. Otorgó tres créditos por un total de 32 millones de dólares a Inmobiliaria Bains, S.A. de C.V., del mexicano Héctor Cárdenas, cuyo obligado solidario era C&C Capital, propiedad del mismo Cárdenas. Los préstamos fueron garantizados por tres hipotecas sobre los predios en que se desarrollarían los proyectos. Como no se cumplieron los pagos, Lion empezó el proceso judicial para ejecutar las hipotecas. Pero, ¡sorpresa!, Lion se enteró que las tres hipotecas habían sido canceladas por un juez de Jalisco sobre la base de un documento falsificado con el que Lion supuestamente aceptó la acción. Solo que a Lion nunca se le notificó. Se le negó, además, el derecho a apelar y a presentar pruebas sobre los actos fraudulentos cometidos en su contra. Durante años peleó en los tribunales mexicanos por revertir la cancelación, pero sin éxito.

El caso pudo haber quedado ahí, como uno más de los ejemplos de los abusos que enfrentan quienes hacen inversiones en México, pero en 2015 Lion demandó al Estado mexicano por denegación de justicia al amparo del TLCAN. El tribunal arbitral determinó que México había violado el artículo 1105 del tratado al denegar a Lion el derecho a la justicia. Es la primera vez que un tribunal internacional finca responsabilidades al Estado mexicano por las arbitrariedades de su sistema de justicia.

Es posible que no sea la última. Un grupo de fondos estadounidenses de inversión encabezado por Amerra Capital Management, LLC, ha dado aviso de intención a la Secretaría de Economía de que está presentando una demanda al Estado mexicano porque los tribunales de Sinaloa le han negado por casi una década acceso a la justicia. El caso es similar al de Lion. Los fondos prestaron recursos a la Compañía Azucarera de Los Mochis, S.A. de C.V. y a sus dueños, Héctor Elizondo Macías y Rodolfo de la Vega, pero también los tribunales han impedido la ejecución de las hipotecas.

Después del fallo de Lion, el gobierno mexicano lanzó una convocatoria para contratar asesores legales en el extranjero. Además de Amerra, otras empresas están considerando acciones legales contra México al amparo del artículo 1105 del TLCAN, incluyendo la minera canadiense First Majestic Silver y las estadounidenses de servicios petroleros Finley Resources, MWS Management y Prize Permanent Holdings.

Entiendo la necesidad del gobierno de buscar asesoría legal internacional tras la indemnización obtenida por Lion. Más importante, sin embargo, sería tomar medidas en México para garantizar una honesta impartición de justicia. Un país sin justicia no tendrá ni inversión ni prosperidad.

 

Adeudos

La Auditoría Superior de la Federación ha señalado que el INSABI debe 3,453 millones de pesos a proveedores. Este adeudo, además de injusto, puede agravar el desabastecimiento que ya afecta al sistema público de salud.

Twitter: @SergioSarmiento


Los comentarios están cerrados.