EL FINANCIERO
EL FINANCIERO

Puede que los gobiernos de México y Canadá tengan más tiempo para cabildear en el Senado estadounidense sobre la controversial propuesta de incentivos para la compra de coches eléctricos.

El senador demócrata Joe Manchin aseguró que no apoyará el Build Back Better Act, un megapaquete de gasto social por 2 billones de dólares del presidente Joe Biden, que incluye nuevos incentivos para coches eléctricos en Estados Unidos, los cuales tienen mortificados a los gobiernos de México y Canadá.

“No puedo seguir apoyando esta legislación… Esto es un no. Intenté todo lo posible de mi parte”, declaró Manchin para la cadena Fox News.

La Casa Blanca reaccionó en un tono inusualmente duro contra Manchin. “Si sus comentarios a Fox y su declaración escrita indican el fin de ese esfuerzo, representan un cambio repentino e inexplicable en su posición, y un incumplimiento de sus compromisos con el Presidente y los colegas del senador en la Cámara y el Senado”, criticó la portavoz presidencial Jen Psaki.

Aunque Manchin apoyaba la extensión del Crédito Tributario Infantil (CTC) por 10 años, su decisión dejaría sin apoyo económico, a 61 millones de estadounidenses.

Para las familias hispanas, esto se traduce en que 4.1 millones de niños latinos –la mayoría de origen mexicano– dejarán de recibir el cheque mensual de 300 a 600 dólares, como parte de un programa social que había reducido 50 por ciento la pobreza en EU.

“Si no tiene el valor de hacer lo correcto para las familias trabajadoras…que vote ‘No’ enfrente de todo el mundo”, dijo el también senador y excandidato presidencial, Bernie Sanders.

Por su parte, Chuck Schumer, líder de los senadores demócratas, declaró el viernes desde el Pleno que las labores para aprobar el paquete seguirán a petición del presidente.

“El Presidente ha pedido más tiempo para seguir con sus negociaciones, así que seguiremos trabajando con él para llevar esta propuesta hasta la meta”, dijo el legislador.

La semana pasada, Biden explicó que las negociaciones requieren de más tiempo, añadiendo que se le dará prioridad a asuntos menos complicados en su agenda, como derechos electorales.

Ni Biden ni Schumer mencionaron la meta del voto en sus respectivas declaraciones, por lo que se sospecha que el destino Build Back Better podría definirse hasta el próximo año.

Tarea por delante

Consultado al respecto, Jorge Molina, consultor y académico en el Tecnológico de Monterrey, aseguró que la postura de los legisladores detendrá el paquete de estímulos, pues “aunque votaran esta semana, habría que hacer la conciliación con la versión de la Cámara de Representantes… El partido demócrata tiene mucha tarea de cara a las elecciones de noviembre”, apuntó.

La posibilidad de que la propuesta se vote hasta 2022 da un respiro a la Secretaría de Economía, que pasó varios días en Washington hablando con senadores.

“Ojalá que nos dejen pasar un buen fin de año, que nos dejen pasar una buena Navidad, y que esto se posponga para que puedan tener mayores elementos para tomar decisiones”, declaró la secretaria Tatiana Clouthier la semana pasada.

Moisés Zavaleta, abogado experto en comercio exterior, dijo que Economía “tendría que seguir cabildeando con senadores clave para explicarles no sólo el impacto de la medida sino también los posibles incumplimientos del T-MEC”.

 


Los comentarios están cerrados.