MALOS TIEMPOS

Se fueron como llegaron. Los trabajadores de la educación que no recibieron su aguinaldo, prestaciones de cierre de año, bueno, algunos ni el sueldo, se aventaron horas de toma del bulevar para dejarlo como iniciaron: sin un quinto.

Y otra vez obtuvieron solo el “luego te pago”, ahora no de la secretaria de Educación, Maribel Villalpando, quien al parecer ya no quiso empeñar palabra. Fue el secretario de Finanzas, Ricardo Olivares, quien encabezó (tarde, por cierto) la negociación con los representantes sindicales de los subsistemas. Que por un “error administrativo”, de esos que rayan más en el horror, el dinero caería hasta el lunes, si bien les va a los afectados.

Junto a los jubilados, son miles las familias que pasarán una amarga Navidad. Ya ni las canastas navideñas prometidas desde noviembre, que quedaron en la ilusión de la nueva gobernanza en tiempos más optimistas.

 

DECEPCIONADOS

Los que están muy tristes y decepcionados son los elementos de seguridad vial, ya que ni un lazo les echan. No hubo posada, abrazos, reconocimientos en su día, ¡nada!

La mal entendida austeridad republicana sigue haciendo estragos. Aseguran estar al tiro y lo único que reciben son malos tratos, dobles turnos, bajos salarios, uniformes deteriorados y del equipamiento, ni hablar.

A la fecha, nadie sabe quién, entre los dueños de la nueva gobernanza, es el personaje o personaja que llegó con tanto encono para con los trabajadores del gobierno. Tal parece que hay mucho odio en algún corazoncito.

Y, bueno, apunten a un sector más de la población que ya arrastra una gran decepción, sentimiento y resentimiento. Tal parece que los “nuevos” jefes llegaron a sumar gente, pero en su contra.

 

LA LLAVE

Cuentan las serpientes que el freno a los apoyos monetarios tiene aroma de mujer. No han sido pocos los diputados que han constatado que hay la posibilidad en la Secretaría de Finanzas de adelantar participaciones a los presidentes municipales.

Lo malo es que hay un dique que en todo momento quiere hacer sentir su poder. Sí, a varios les consta que en la Sefin no habría empacho de ser aval para que los municipios obtuvieron recursos frescos.

Así se los han reconocido funcionarios de primer nivel en la secretaría, pero la respuesta los deja atónitos, cuando les dicen que “hasta que Norma Julieta del Río lo disponga”.

Ahora resulta que el desahogo o empantanamiento municipal, como el que le aplicaron a Fresnillo, está en manos de una funcionaria federal que nada tendría que estar decidiendo en el gobierno estatal. ¡Para Ripley!

 

POSADITAS

Y ya salió el peine. Sí, los diputados aceleraron la reciente sesión porque había que estar en la sala de Comisiones, pero no para lo que se pudiera pensar, sino para llevar a cabo su intercambio de regalos, abrazos, besos, parabienes y demás linduras. Juran que todavía se quieren.

Como la mayoría son Transformers, pues pueden pasar del disfraz navideño para la foto del feis al de diputados y de ahí al de intercambios. Aunque dicen los venenosos que por más que algunos fingieron sonrisas, pues el ambiente no era el más cómodo.

La situación está tensa. Comentan que, si algunos se caen, no suenan de lo falsos que son. Lo peor es que si entre ellos simulan, engañan, traicionan, ¿qué tan sinceros serán con los que dicen representar?


Los comentarios están cerrados.