ALCANZADOS

Al parecer, en Zacatecas nos gusta jugar a “cuando el destino nos alcance”, ya que se han relajado los protocolos sanitarios sin que a nadie le importe. Es lo malo de tener una autoridad sin autoridad.

Día con día el mundo se colapsa por la nueva variante del coronavirus, pero aquí no nos importa. Con toda ligereza, alrededor de 375 mil estudiantes volvieron a clases, sin que se calcularan los impactos.

La medida es que no hay medidas. Como se vio desde un principio, comentan las serpientes, la secretaria de Educación, Maribel Villalpando, llegó en calidad de florero porque sólo espera órdenes para actuar y se especializa en dorarle la píldora a los sindicalizados.

Las autoridades estatales se regodean al señalar que no hay casos de Ómicron en la entidad, ¿entonces esperamos a que haya para que actúen en consecuencia? ¿Se esperarán a que regresemos al principio… del fin?

 

A BUEN SANTO

Pues ya volvió el gobernador David Monreal, en forma de tuits. Con la crecida de los casos por COVID-19, Monreal Ávila dijo que, como en seguridad, Zacatecas “no está exento” de lo ya confirmado en el país. Y, para tranquilidad de todos, “instruyó” al titular de la SSZ, Oswaldo Pinedo, a reforzar la vigilancia y asegurar la atención.

Lo malo, advierten los venenosos, es que apenas hace una semana fue el mismo gobernador el que criticó el deplorable estado del sector salud y hasta le atribuyó la muerte de una joven por “insensibilidad”. De paso, Pinedo Barrios quedó como otro de los que no están en lo que estamos.

Así, quedamos en manos del conocido por secretario dobletero, ya que también le hace a dirigente en el sindicato del seguro social. Ni una ni otra, pues. Ahora sí, que el Santo Niño de Atocha gigante nos ampare.

 

NI PARA DÓNDE

La pregunta ahora es qué ampara a la nueva gobernanza. Ya se ha visto que, lejos de lo que se llegó a pensar, en el centro no las trae todas consigo. Poca resonancia tiene y qué decir del trato. Y advierten los que saben que 2022 viene peor.

Tal fue el caso cuando la comitiva zacatecana pretendió entrevistarse con el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez, quien marcó un determinante ¡safo! Claro, no todo estuvo perdido, ya que terminó con la entonces subsecretaria de Egresos, Vicky Rodríguez Ceja, quien de entrada soltó un “sólo pasa el gobernador”.

David Monreal intentó explicar que lo acompañaban el secretario de Finanzas, Ricardo Olivares, y subsecretarios, pero como respuesta solo se pidió “entender”. Y ni para dónde hacerse, ya que Vicky sí es “conse” del presidente López Obrador, tanto que fue directo al Banco de México, “porque a ella se debe que tengamos estabilidad financiera”.

 

MISMO ESTILO

No son pocos los casos en Zacatecas que demuestran que de tal estado, tal Municipio. Ahí esta Ojocaliente, con el petista Daniel López. Los trabajadores del ayuntamiento ya comparten penurias con los del estado y peor, porque a ellos todavía es hora que no les llega el pago de sus prestaciones decembrinas.

Nomás que el no hay, no hay, no hay que el alcalde excusa aplica sí para la burocracia, pero no para la fiesta. Mientras López Martínez dejó al personal sin dinero, se aventó no uno ni dos, sino ¡seis días!, para el Festival del Migrante.

Y haciendo gala del cinismo, critican en los pasillos del Municipio, el primer edil se dio el lujo de espectáculos con grupos como Invasores de Nuevo León y Conjunto Primavera. La presentación de este último, por cierto, “casualmente” coincidió con el aniversario de bodas de Daniel López y Magdaly Zambrano, presidenta del DIF. ¡Qué románticos!.. y austeros.


Los comentarios están cerrados.