DE FIESTA

Poquita congruencia hace falta, nomás, en pleno rebrote de los contagios que ya puso nerviosos a más de uno en las administraciones estatal y municipales, pero no a todos. Estas vacaciones, las fiestas no faltaron. Ya le contábamos ayer de la semana de conciertos que se aventó el petista de Ojocaliente, Daniel López, cuando no puede pagar ni a sus empleados.

Ahora, los Municipios pasaron de competir con los santos más grandes a las roscas más largas. Así como lo lee. Teúl y Sain Alto fueron los que anunciaron que, en pleno repunte de la pandemia, harán pachanga para repartir pan, algo de circo, y mucho arriesgue al contagio, cortesía de otro alcalde petista, Paco Torres, y el moreno José Luis Salas.

Y antes de que se crea que sólo la 4T se luce, las malas lenguas no olvidan las posadas de los priístas, quienes ahora quieren darse golpes de cubrebocas. Si el presidente de Sombrerete, Alan Murillo, quería aplazar las clases, pero su feria de la Candelaria va.

 

VIRULENTOS

De problema en problema van en el Congreso del Estado. Las alarmas se encendieron para los pocos conscientes tras el aviso de al menos una decena de contagios, por lo que los diputados mandaron a hacerle una limpia a la sede legislativa, aunque no de la que necesitan, advierten las serpientes.

Y es que los conflictos siguen entre las bancadas, más virulentas que la COVID. Corrió entre los chismosos el problemón que se cargó la todavía coordinadora de Morena, Imelda Mauricio, con la intentona de bajar al administrativo, Álvaro Puente, y de imponer a una tal Ana Bertha Luna, pasándose el pleno como si de la fracción guinda se tratara.

Ni los aliados, PT y Nueva Alianza, se pusieron de acuerdo para la movida, que terminó con Mauricio Esparza puesta en duda, otra vez, para encabezar a los guindas. Dicen las malas lenguas que Violeta Cerrillo ya se le trepó a la maestra y que a Armando Delgadillo le volvieron a brillar los ojitos.

 

SIN MORENA

En una cuestión digna para Ripley, en Zacatecas tenemos un gobierno sin partido. Se podrá argumentar, demagógicamente, que al llegar al poder no se deben a un instituto político, sino a toda la sociedad, sí, está bien, pero en la realidad vemos que Morena está ausente en el estado.

La nueva gobernanza ha padecido las de Caín y por ningún lado alguien de los guindas ha levantado la voz a favor de los que llegaron con su nomenclatura. Es un hecho que la cúpula deja solo a “su” gobierno.

Es más, ya ni rifa aquello de partido del gobierno ni lo otro de partido en el gobierno. Y ni pensar en los aliados porque las cabezas del PT dicen estar en sintonía con “la 4T real”. De Nueva Alianza y el PES ni hablar, que ni registro tienen. Así es que la 4T región Zacatecas la sacan solos con su soledad… Y no precisamente Luévano.

 


Los comentarios están cerrados.