EL FINANCIERO
EL FINANCIERO

Al interior de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) los subgobernadores Gerardo Esquivel y Jonathan Heath, discreparon sobre si ya se alcanzó o no ‘el pico en la inflación’.

El INEGI informó que la inflación anual a la segunda quincena de diciembre se ubicó en 7.26 por ciento, cifra inferior a la reportada en las dos quincenas previas, pero el índice subyacente, que se conoce como inflación estructural, se mantuvo al alza y se ubicó en 6.0 por ciento, su mayor alza desde 2001, y el índice no subyacente se moderó a 11.14 por ciento, su menor registro en dos meses.

Gerardo Esquivel consideró que es incorrecto hablar de que la inflación aún no alcanza su pico. “Veo algunas notas que dicen que según Banxico la inflación todavía no alcanza su pico. Esto, sin embargo, no es correcto. La inflación alcanzó un máximo en la segunda quincena de noviembre y ya ha comenzado su descenso”, indicó el banquero central a través de su cuenta de Twitter.

Estimó que esta tendencia descendente continuará en los meses subsecuentes conforme se vayan deshaciendo algunos efectos de nivel que se observaron el año pasado. “El más obvio será el de la gasolina, ya que su variación anual, aunque positiva, comenzará a disminuir en forma significativa”.

Destacó que comenzó a bajar primero la inflación observada que las expectativas de inflación, lo que es importante para entender mejor los canales de transmisión de la política monetaria y para valorar la importancia de la comunicación.

Cautela, sugiere Heath

Sin embargo, el subgobernador Jonathan Heath indicó que si bien es cierto que la inflación general llegó a un máximo en la segunda quincena de noviembre y desde entonces ha disminuido, “debemos tener cuidado, ya que la disminución obedece totalmente al componente volátil y hasta aleatorio no subyacente, mientras que la subyacente sigue al alza”, anotó también en su cuenta de Twitter.

Advirtió que la inflación no subyacente es impredecible, volátil y hasta cierto punto aleatoria y no responde a las acciones de política monetaria.

“En cambio, la inflación subyacente marca la trayectoria de la inflación general en el mediano plazo”, expresó, pues dijo que, si la inflación general baja a causa de la no subyacente, es casi irrelevante, pues lo realmente importante es la subyacente.

“El hecho de que este componente (subyacente) sigue con una clara trayectoria al alza significa que todavía tenemos un problema mayor de inflación por atacar”, expresó.

En la última minuta de política monetaria correspondiente a la decisión del 16 de diciembre de 2021, un integrante de la junta de gobierno aseveró que “todos los componentes del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) muestran claras tendencias al alza, lo que sugiere que todavía no se ha alcanzado el pico”.

Alberto Ramos, economista en jefe de Goldman Sachs para América Latina concordó con Heath, pues dijo que en diciembre la inflación subyacente se ubicó en 5.94 por ciento (y de 6 por ciento sólo en la segunda quincena del mismo mes), siendo esta la lectura más alta desde octubre de 2001.

Olivia Cross, economista de Capital Economics, consideró que si bien la inflación se encuentra en su pico, o cerca de su pico, es probable que se mantenga elevada en los próximos meses.

Pamela Díaz, economista para México de BNP Paribas dijo que el balance de riesgos para la inflación está sesgado al alza y uno de los principales riesgos es la posible extensión en las disrupciones en las cadenas productivas, lo que podría continuar presionando al alza los precios de insumos, y existen otros riesgos de carácter idiosincrático sobre los precios, como son el efecto del incremento en el salario mínimo.


Los comentarios están cerrados.