ABANDONADO

Dicen que el que calla otorga y si algo no quiere hacer el alcalde de Fresnillo, Saúl Monreal, es otorgar y mucho menos callar. Tiene la responsabilidad de dar la cara por sus gobernados y de levantar la voz cada que sea necesario.

Lo espeluznante es que, en seguridad, lo tiene que hacer a diario. Y no le ha importado el qué dirán ni confrontarse con sus hermanos. Se comprometió a velar por los intereses de los fresnillenses y así lo debe hacer, le pese a quien le pese.

Si alguien de la nueva gobernanza (con micro mentalidad) fomenta la desatención al Municipio e intenta meter el pie al alcalde, en su salud lo hallará, porque no es poner piedras en el camino a un personaje político, sino atentar contra la vida y tranquilidad de todo un pueblo.

Lo bueno que el pueblo sabio de Fresnillo ya trae varios nombres de los responsables en la agenda y tarde que temprano se los van a cobrar.

 

EL DESAFÍO

La población en la indefensión total. Es una muy mala señal el homicidio en contra de elementos de las corporaciones policiacas. Si los encargados de guardar el orden y proteger al ciudadano están cayendo, el habitante común vive en la zozobra.

Y aunque no es novedad el ataque a policías, ya que desde hace meses se habla de levantones e incluso de agresiones contra las comandancias, en estos días se ha recrudecido. No por nada huyeron los oficiales de casi una decena de municipios.

Y aunque algunos quieran actuar como el avestruz y les cause escozor el término, a esto se le llama ¡desafío! Las vencidas en contra de la autoridad son el pan del día. Sea en la capital, Fresnillo o cualquiera de los 58 municipios, es un llamado de atención para la Cuarta Transformación y la nueva gobernanza, así como a quienes las encabezan.

 

INMORAL E ILEGAL

Pero cómo pedir que se haga valer la ley, si ni en el gobierno del estado la acatan. Los pleitos legales en los que está sumido el Issstezac cada vez están peor y, ahora, el instituto encabezado por Ignacio Sánchez se pasó por el arco del triunfo el mandato judicial de pagarle a los jubilados el aguinaldo que se niega a dar.

Así, el Issstezac no solo hace gala de lo inmoral, sino también de lo ilegal, después de obligar a los adultos mayores a pedir por amparos el derecho que, hasta que no haya cambios, les corresponde. Y nomás no hay quien ponga orden en el instituto, pues la secretaria de Administración y presidenta de la Junta Directiva, Verónica Yvette Hernández, tampoco se asoma. Lamentan los jubilados que, en la nueva gobernanza, “nomás con juez entienden”.

 

UNA BUENA

Y, bueno, ante tantas malas, es gratificante saber que, pese a sus problemas internos, la UAZ sigue creciendo; mostrando a propios y extraños que es y será la máxima casa de estudios de Zacatecas.

Que si el presupuesto no alcanza, que si el rescate, que si las grillas, que si las pensiones doradas (ahí sí hay y bien), pero sacan la casta y muestran las buenas como el que docentes ingresan, regresan, ratifican permanencia o subieron de nivel en el Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt.

Lo dicho: cuando se ve hacia el frente, no hay grilla ni lamento y, mucho menos, pasado que saque del camino al éxito. Ojalá en diferentes instancias de gobierno entiendan, de una vez por todas, que es urgente y necesaria la vinculación con la UAZ porque es ahí donde están los pensantes y no los compadres, choferes, amigos o cómplices.

Mal, muy mal hará un gobierno estatal, municipal o una Legislatura que no acuda a su Universidad.


Deja un comentario