AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

No dejes que tus propósitos se queden en buenas intenciones, aprende a mantenerlos vigentes con esta estrategia sugerida por el Tec.

Metas claras

No dejes que tus propósitos de Año Nuevo se queden en buenas intenciones.

Checa cómo la técnica SMART, estrategia empleada en proyectos del Tec de Monterrey, puede ayudarte a mantener vigentes tus metas en este 2022.

Sé específico
Para llevar un control de tus propósitos, es necesario que estos sean lo más concreto y específicos posibles.

Por ello, si entre tus metas está adelgazar, hacer más ejercicio o dejar de fumar, es recomendable reformularlos para que les des mayor forma.

Establecer periodos de tiempo realistas o avances continuos te permitirá hacer de tus deseos un hábito a seguir.

Hacer ejercicio tres veces a a la semana por 45 minutos es un claro ejemplo de cómo se deben plantear las metas.

Establece metas apropiadas
Te será más fácil mantenerte motivado si puedes ver resultados o avances graduales.

Por ello, se sugiere establecer números o mediciones a lo largo del plan de acción. Esto te permitirá ver avances e ir modificando tus metas conforme vayas progresando.

Como ejemplo, si decides viajar al extranjero, puedes fijar la cantidad de dinero que pretendes ahorrar recurrentemente.

Adicional a esto, no olvides que es mejor proponerte objetivos realistas y acordes a tus capacidades actuales. Conforme vayas mejorando en ciertos aspectos, podrás hacer las modificaciones pertinentes.

Oriéntate en resultados
Todo propósito debe tener un motivo que lo sustente.

Es por esto que no basta con sólo ver resultados, sino también debes mantener presente la razón por la que quieres alcanzar determinada meta.

Por ejemplo, si quieres aprender un nuevo idioma, puedes optar por decir: «quiero comenzar clases de esta lengua porque me gustaría comprender de una mejor manera su cultura».

Determina tiempos
Finalmente, para evitar que tus deseos queden rezagados a lo largo del año, es recomendable que establezcas un rango de tiempo para irlos cumpliendo.

Esto es, subdivide el propósito global en metas y éstas sujétalas a periodos de tiempo determinados, de modo que generes un compromiso contigo mismo y se te haga más fácil llevarlos a cabo.


Los comentarios están cerrados.