AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

Estados Unidos descartó ayer formalmente la exigencia de Rusia de que la OTAN no se expanda a Ucrania, pero propuso una «vía diplomática» para evitar una nueva guerra.

Los estadounidenses y la Alianza Atlántica entregaron en paralelo dos cartas distintas a Moscú, que había pedido una respuesta escrita a sus demandas sobre seguridad.

Washington dejó en claro que las exigencias rusas de que la OTAN retire sus tropas y equipos militares de Europa del Este y prohíba que Ucrania se sume a la organización son asuntos difíciles de conseguir, pero indicó que está dispuesto a discutir otros temas, como control de armas y medidas para fomentar confianza.

«Estados Unidos ha dado a conocer claramente que defiende el principio de la puerta abierta en la OTAN», declaró el jefe de la diplomacia Antony Blinken.

En tanto, el enviado del Kremlin Dmitri Kozak informó que las conversaciones entre Rusia y Ucrania en París «no fueron sencillas» y continuarán con una nueva ronda en dos semanas en Berlín.

Washington dijo ayer que espera un posible ataque ruso para «mediados de febrero».

«Todo indica (que se) usará la fuerza militar en algún momento, quizás entre ahora y mediados de febrero», dijo la subsecretaria de Estado Wendy Sherman.

Subrayó que la apertura de los Juegos Olímpicos en Beijing, el 4 de febrero, a la cual irá el Presidente Vladimir Putin, podría influir «en el calendario», para evitar ofender al Mandatario chino, Xi Jinping.


Los comentarios están cerrados.