STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

JEREZ. La Coordinación Municipal de Protección Civil en conjunto con el Departamento de Gestión de Emergencias, iniciaron la inspección en tortillerías, panaderías, rosticerías y otros negocios que preparan y venden alimentos, con el objetivo de revisar las medidas, así como equipos de seguridad y prevención.

Es una práctica que la coordinación realizaba anteriormente, pero que por diversos motivos se interrumpió y ahora se retoma en el gobierno que encabeza el alcalde José Humberto Salazar Contreras, con el objetivo de adoptar medidas para prevenir riesgos que puedan impactar en la ciudadanía; en el caso de los negocios que actualmente se revisan, se busca reducir la probabilidad de incendios o accidentes laborales.

Partiendo del principio fundamental de que todo tipo de comercio está obligado a contar con un programa interno de Protección Civil, la corporación busca tener la certeza de que el lugar donde se labora sea seguro tanto para sus propietarios y personal, como para los clientes y el vecindario, por lo que basa su supervisión en aspectos elementales como el contar con sistema contra incendios, concretamente extintores; además de botiquín y una capacitación en primeros auxilios.

En la revisión se consideran diez aspectos, aunque en algunos no aplica la totalidad; se pide la licencia de funcionamiento empresarial conocida como padrón municipal, la licencia de funcionamiento de la Comisión Federal de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y un dictamen de seguridad estructural en fincas de más de 40 años de antigüedad.

También se revisa la capacidad y antigüedad del tanque de gas y se pide un dictamen de seguridad de instalación de gas, dictamen de seguridad de instalación eléctrica, extintor para incendios de nueve kilogramos, botiquín de primeros auxilios, capacitación en primeros auxilios y seguridad contra incendios, así como señalética de Protección Civil, esta última sólo se considera en establecimientos mayores y con ingreso de público.

Cabe mencionar que en semanas anteriores se realizó la supervisión en bares, cantinas y antros, ahora se continúa con establecimientos que expenden alimentos, pero la revisión de protocolos de seguridad es una tarea que debe realizarse de manera frecuente y durante todo el año en diversos lugares.

Esta inspección tiene como propósito, a largo plazo, que se adquiera una cultura de que todo propietario de establecimiento o sus trabajadores, tengan los conocimientos sobre los requerimientos básicos de cómo prevenir una contingencia.


Los comentarios están cerrados.