REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La expectativa de vida de los pacientes pediátricos con cáncer en el Instituto Mexicano del Seguro Social pasó de 46 a 60 por ciento en el último año.

El IMSS informó que esto se ha logrado a nivel nacional con la creación de la Coordinación Nacional de Oncología e implementación de 35 Centros de Referencia Estatal para la Atención del Niño y de la Niña con Cáncer.

Enrique López Aguilar, coordinador de Atención Oncológica, aseguró que esta estrategia permitirá que en dos o tres años se llegue a alrededor de 70 por ciento de aumento en expectativa de vida de estos pacientes.

López mencionó que través de los Centros de Referencia Estatal se otorgan las mismas posibilidades de curación con tratamientos homologados e innovadores.

El IMSS, aseveró, está a la vanguardia en el procedimiento de casi tres mil menores con enfermedades oncológicas, a través de medicina de especialidad en displasias de menor complejidad; complicaciones, diagnóstico oportuno y referencia inmediata a Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAE) en casos relevantes.

Según el funcionario, se han fortalecido los servicios para atender el cáncer infantil, y para ello se elaboró un registro de pacientes pediátricos oncológicos a través de una plataforma digital, en donde se brinda un seguimiento oportuno y eficaz a los tratamientos.

El coordinador resaltó que dentro de esta estrategia se llevan a cabo reuniones entre autoridades del Instituto con los padres de los menores con cáncer, a fin de buscar mejoras; atender dudas sobre los servicios y otorgar soluciones.

Además, cada viernes se efectúa un encuentro de telemedicina donde participan los 35 expertos de los Centros de Referencia para revisar casos de alta complejidad.

López manifestó que para la puesta en marcha de estos centros no se requirió dinero, sino una redistribución de personal y de espacios que en algunos casos estaban subutilizados.

«Los Centros de Referencia concentran servicios de pediatras, hematólogos, oncólogos, intensivistas y personal de enfermería, entre otros especialistas».

También, dijo, los especialistas que forman parte de los ONCOCREAN se capacitan constantemente en el manejo de accesos vasculares, con la finalidad de evitar infecciones que en un menor en situación vulnerable pueden tener consecuencias fatales.

El funcionario explicó que las Unidades de Medicina Familiar (UMF) ante una sospecha de cáncer en un menor, lo derivan de inmediato a su Centro de Referencia Estatal para la Atención del Niño y de la Niña con Cáncer más cercano, en donde recibirá un diagnóstico en un máximo de siete días, y en los siguientes tres días, tratamiento.

Natalia Vitela Paredes
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.