LANDY VALLE / NTRZACATECAS.COM
LANDY VALLE / NTRZACATECAS.COM

Así lo dijo: “Un niño de cuatro años que se pregunta: ¿qué vamos hacer si no tengo mis medicamentos? ¿Te imaginas, uno como padre? Se me hace un nudo en la garganta y no hallo qué respuesta darle a mi hijo”, Lizeth Romero, madre de familia.

Este Día Internacional del Cáncer Infantil, madres y padres de familia viven con “tristeza, coraje, e impotencia” al no contar con los medicamentos necesarios para el tratamiento de sus hijos, así lo declaró Lizeth Romero Hernández, mamá de Josué, un niño de cuatro años que ha padecido esta enfermedad la mitad de su vida.

El desabasto de medicamentos a nivel nacional ha impactado a familias zacatecanas con inversiones que van hasta los 11 mil pesos por semana para dotar del tratamiento a sus hijos, lo que ha llevado a manifestarse en varias ocasiones, con el objetivo de que las instituciones de salud brinden la medicina, sin que se tenga éxito hasta el momento.

“Ha habido veces en las que se terminan las manifestaciones y por mi parte te puedo decir que he llorado cuando se terminan y no obtenemos ninguna respuesta, he llorado durante las noches, he llorado durante el día pensando en cómo hacer para que mi hijo tenga su medicamento, es triste y más para mi hijo porque está creciendo”, lamentó Lizeth.

Al cumplir dos años en el tratamiento de Josué y casi el mismo tiempo en la incertidumbre de conseguir medicamentos oncológicos, Lizeth relató el impacto que esto ha ocasionado en Josué, que apenas es un niño.

“Un niño de cuatro años que se pregunta: ¿qué vamos hacer si no tengo mis medicamentos? ¿Te imaginas, uno como padre? Se me hace un nudo en la garganta y no hallo quérespuesta darle a mi hijo”, compartió.

A pesar de que padres de familia han tenido reuniones con el actual secretario de salud para realizar las gestiones, no se ha avanzado en el tema, por lo que realizó nuevamente un llamado para que se les volteé a ver a los niños que padecen esta enfermedad.

“Pedirle al gobierno que volteé a ver a nuestros hijos, que volteé a ver el sufrimiento de cada padre, de cada niño, el estar pasando por la enfermedad y preocuparse por el desabasto es triste, no se hagan de la vista gorda, no se hagan sordos a las peticiones que hacemos”.


Los comentarios están cerrados.