REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. En los primeros tres años de la actual Administración federal, el desperdicio de gas natural de Pemex casi se cuadruplicó, según datos de la propia petrolera.

Durante 2021 -últimos datos disponibles-, Pemex envió a la atmósfera 225 mil 523 millones de pies cúbicos de ese hidrocarburo, que representan 248 por ciento más que tres años atrás, en 2018.

Además, la cantidad desperdiciada de gas en 2021 fue la mayor registrada desde 2009, cuando la producción total de gas fue 47 por ciento mayor.

Respecto a la proporción del gas total desaprovechado, la estadística pinta aún peor, pues pasó del 3.7 por ciento de 2018 a un 13.2 por ciento en 2021, tercer año de la Administración de Andrés Manuel López Obrador.

En contraste, en Estados Unidos, la industria petrolera liberó 419 mil 723 millones de pies cúbicos en 2020 -último dato disponible- equivalente a sólo el uno por ciento de la producción total de gas natural, según cifras de la

Administración de Información Energética.

César Cadena Cadena, presidente del Cluster Energético de Nuevo León, explicó que en México el gas natural está mayormente asociado a la producción de petróleo y resaltó que el País no cuenta con la infraestructura suficiente para aprovecharlo.

«La mayoría de este gas se obtiene como resultado de la producción de petróleo.

«El problema es que al aventarlo a la atmósfera o quemarlo se producen una gran contaminación», agregó.

En condiciones controladas, la quema de gas asociado se da en instalaciones especiales de combustión, llamadas «flare stacks».

En no controladas, como muchos mecheros de Pemex, se quema directamente a la atmósfera liberando CO2, mientras que el venteo consiste en la emisión directa del gas, principalmente compuesto por metano.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) advierte que el efecto invernadero del venteo es inclusive mucho más alto que el de la quema, debido a que el Potencial de Calentamiento Global (GWP, por sus siglas en inglés) del metano es entre 28 y 36 veces mayor que el del CO2.

Como ejemplo del desperdicio, la agencia Reuters difundió hace un par de días que en el Complejo Procesador de Gas Cactus, operado por Pemex en Chiapas, nunca oscurece por completo.

La instalación no puede procesar el gran volumen de gas emitido como subproducto de la producción de petróleo y elimina el exceso quemándolo.

Por ello, después de la puesta del sol, un resplandor rojo emana de la planta.

 

Marlen Hernández
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.