FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM

Los recientes asesinatos de jóvenes estudiantes y el aumento de otros delitos entre el personal académico, sobre todo en el tema de extorsiones, han afectado a la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), la cual trabaja en el diseño de un sistema de redes de protección para la comunidad universitaria ante las circunstancias de inseguridad que ésta ha padecido últimamente.

Así lo informó Rubén Ibarra Reyes, rector de la máxima casa de estudios, quien aseguró que mediante dicha red de protección se pretende que dentro del interior de la universidad se guarden “todas las precauciones debidas”, mientras que en el exterior “los jóvenes entiendan que ya no son tiempos para descuidarse”.

“La universidad debe de generar conciencia de que vivimos momentos sumamente críticos, momentos de barbarie, momentos de mucha dificultad. El mensaje para la comunidad universitaria es que debemos cuidarnos”, expresó Ibarra Reyes.

El rector explicó que, por su propia autonomía, la universidad solamente podrá solicitar a las autoridades de Seguridad en el estado un mayor número de rondines por parte de las corporaciones para el resguardo tanto de sus estudiantes, docentes y trabajadores, como de las mismas instalaciones.

“Como institución estamos obligados a, de la puerta para dentro, generar todas las condiciones para que los jóvenes se sientan seguros, nuestros profesores, nuestros trabajadores. Y de la puerta hacia afuera estamos obligados a generar condiciones de desarrollo de la mano con quienes son los que toman las decisiones para que nuestro estado viva en paz”, explicó.

En entrevista, Ibarra Reyes señaló que el asesinato en diferentes hechos de jóvenes universitarios no son los únicos casos violentos registrados durante su administración en contra de la comunidad universitaria, ya que “la violencia no es únicamente los homicidios, ni únicamente las muertes”.

“La violencia es mucho más que eso y tiene que ver con otras modalidades que son muchísimo más recurrentes, como la extorsión y muchos elementos que se dan de manera más cotidiana y sobre esos sí tenemos muchos casos”, reconoció el rector, quien no dio una cifra sobre esta clase de situaciones, de las cuales aseguró que hay algunos casos que “ni siquiera se denuncian”.


Los comentarios están cerrados.