Francisco Muro González
Francisco Muro González

El presidente Andrés Manuel López Obrador cerró su gira por Centroamérica en Cuba, el domingo 8 de mayo y firmó diferentes acuerdos en materia de salud con el gobierno de Miguel Díaz-Canel. Entre éstos está la contratación de 500 médicos cubanos para trabajar en suelo mexicano.

El empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego le espetó, en esa visita a Cuba del referido empresario a la senadora mexicana Citlalli Hernández, quien también viajaba a Cuba por su parte y buscó la conversación con Salinas Pliego: “¿Por ‘el bloqueo’ (en Cuba) no se reproducen las vacas pollos y cerdos, no crecen las cosechas?… ¿en su cabecita, por el bloqueo no se puede alimentar solo el pueblo?” Busque cuántos gordos hay en Cuba por la abundancia de comida y me avisa, bonito día, no haga corajes… desde mi iPhone”, agregó Ricardo Salinas Pliego en otro mensaje para la senadora Citlalli Hernández, una muy respetable persona obesa, sobre ese tema.

El empresario asimismo le dedicó otra comunicación a la senadora Citlalli Hernández: “Ayúdeme a entender si de verdad cree que el problema es el bloqueo a Cuba y que es correcto quitarle la libertad a la gente hasta para decidir qué comer… Ayúdeme a entender si usted lo considera correcto senadora: ¿Si o no?”.

Muy interesante, sin duda, este debate que sostuvieron la senadora Citlalli Hernández y el empresario Ricardo Salinas Pliego en Cuba, a donde por diferentes motivos se encontraron, sin haber amistad de por medio, sino el mero coraje de la senadora al ver a Salinas Pliego, un mero empresario mexicano, en ese país.

En ese mismo ámbito, en verdad se vio muy mal el presidente AMLO al decidir la contratación de 500 médicos cubanos para trabajar en las instituciones de salud de México. Y uno pregunta: ¿se consultó a los representantes de la comunidad médica mexicana para llevar a cabo esa acción? Porque resulta paradójico que, habiendo tantos médicos mexicanos, egresados de nuestras eficientes instituciones nacionales, sin plaza laboral, se acuda a esa medida extrema sin fundamento y mostrando una actitud abiertamente a favor de médicos extranjeros y en detrimento de los médicos mexicanos por razones ideológicas.

Aclaro mi postura: está bien que se contrate a especialistas médicos comprobablemente necesarios y competentes para el país, vengan asimismo de donde vengan; pero no me parece el contratar a médicos por su mera nacionalidad, sólo por ser cubanos. Para reiterar mi postura: en mi opinión se debe emplear a los mejores médicos, conforme al criterio de los mismos especialistas, y no a médicos por su mera nacionalidad, o por, todavía peor, debido a cuestionables argumentos ideológicos ya muy rebasados por el tiempo.


Los comentarios están cerrados.