AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

Aunque muchas personas encuentran adorables a los pugs por su cuerpo corto y cara chata, sus características corporales pueden resultar en una vida de sufrimiento para ellos, advierte un estudio liderado por el Real Colegio Veterinario (RVC, por sus siglas en inglés) del Reino Unido.

Al comparar la salud de más de cuatro mil pugs con la de otras razas, los científicos determinaron que la salud de los pugs es mucho peor que la de otros canes.

Los pugs tienen casi el doble de probabilidad de experimentar uno o más desordenes anuales en comparación con otros perros, señala el estudio publicado en «Canine Medicine and Genetics».

Los hallazgos sugieren que el pug ya no puede ser considerado un «perro típico» desde el punto de vista de la salud, por lo que se requiere acción urgente para disminuir el alto porcentaje de problemas asociados con esta raza, advirtió el RVC en un comunicado.

Justine Shotton, presidenta de la Asociación Veterinaria Británica (BVA, por sus siglas en inglés), consideró que los resultados no son sorpresivos porque muchos de sus miembros atienden pugs con problemas de salud, como dificultad para respirar, úlceras en los ojos y anormalidades dolorosas en la columna vertebral.

«Este estudio claramente demuestra cómo las características extremas que muchos tutores encuentran tan atractivas, como caras aplastadas, grandes ojos y colas enroscadas, están seriamente comprometiendo la salud y el bienestar de los pug y a menudo resultan en una vida de sufrimiento», sostuvo.

A decir del RVC, es triste que el público considere lindas ciertas características de esta raza, como su piel arrugada y su tendencia a la obesidad. Cada vez es más popular en el Reino Unido, pues se quintuplicaron los registros de este tipo de perros del 2005 al 2017 en The Kennel Club.

¿Cuáles son sus problemas de salud?
El síndrome obstructivo respiratorio braquicefálico (SORB), conocido como síndrome braquiocéfalico, resultó ser el desorden con mayor riesgo en este tipo de perros. Se caracteriza por dificultad para respirar en las razas braquocefálicas o de cara aplanada.

Otras condiciones que los pugs tienen mayor riesgo de presentar en comparación con otras razas son fosas nasales estrechas, ulceraciones en los ojos, infecciones en la piel, descarga de secreciones en los oídos, desordenes por alergias en la piel, demodicosis, retención de dientes de leche y obesidad.

Por otro lado, la investigación reveló que tienen menor riesgo de presentar algunas condiciones, como soplo cardiaco, lipoma, agresión y heridas. Gracias a sus bajos niveles de agresividad, es una raza considerada gentil, por lo que suele ser una buena mascota desde la perspectiva humana, sin embargo el RVC urge considerar la calidad de vida del can.

A decir de Jaya Sahota, quien coescribió el estudio, sus resultados alertan sobre una inminente crisis de salud para esta raza, pues la población actual de tales perros es joven, pero eventualmente envejecerán.

«Se debe desalentar la propiedad generalizada de pugs con conformaciones fáciles y corporales extremas hasta que se tomen medidas para garantizar estándares de raza más estrictos y aceptables», indicó en el comunicado.

Los científicos del RVC analizaron datos aleatorios de su plataforma VetCompass, que recopila información clínica sobre animales de compañía.

Compararon la salud de 4 mil 308 pugs con la de 21 mil 835 perros de otras razas. Así pudieron determinar los desordenes con mayor riesgo de aparecer en los pugs.

¿Qué hacer con los pugs?
Los especialistas urgieron que para corregir la situación de salud de los pugs es necesario transitar hacia conformaciones corporales más moderadas y menos extremas.

Bill Lambert, especialista en salud, bienestar y crianza de la organización The Kennel Club, comentó que apuntan a reducir el número de criadores «rebeldes» que producen perros sin respeto a su bienestar. También llamó a los criadores en general a pensar con cuidado antes de criar pugs.

«Mientras estamos esperando estos cambios en la raza para reducir estos problemas de salud, el consejo de los expertos para el público es ‘deténganse y piensen antes de comprar un perro con cara aplastada'», destaca el comunicado.


Los comentarios están cerrados.