DE DELEGADA A SÚPER MALVADA

Ha sido rápida y con mucho esfuerzo la carrera del tiro en la pata protagonizada por Verónica “D”. Y más lo fue la de pasar de ser la “súper delegada” a la Súper Malvada de Zacatecas, como recientemente la bautizó la senadora Soledad Luévano, ¡sí!, también de Morena.

En apenas un mes, diversos políticos y políticas (en igualdad) han contribuido a ampliar el repertorio de apodos para la representante del presidente López Obrador: desde “innombrable”, “fulana de tal”, “delegada del Malestar”, hasta el título de “la Súper Malvada de Zacatecas”.

Y es que amor con amor se paga. El último súper título de Verónica “D” se inspiró en su mensaje dominguero para Luévano Cantú, a quien acusó de ¡necesidad de protagonismo! ¡Oooíla!, exclamaron los venenosos.

También criticó a la legisladora que por “polarizar”, cuando, hasta ahora, lo único en que coinciden en el gobierno (en sus tres niveles), de poder en poder, desde autónomos hasta dominados, es que en donde la Súper Malvada mete la cuchara, se arruina la sopa.

 

DE “VÍCTIMA” A VICTIMARIA

A la ahora Súper Malvada no le bastó con decirle indolente, oportunista y farsante a la legisladora Soledad Luévano, sino que hasta afirmó que su escaño “le fue regalado”, en franca violencia política por razones de género. ¿Le suena? Palabra de la dueña del Malestar en Zacatecas.

Llamaría a risa el “chiste” de Verónica “D”, por cierto ex diputada plurinominal de Morena, de no ser porque su dicho en el lavadero del Facebook no sólo es inmoral, sino también ilegal. En una de ésas, la senadora se junta con las diputadas Priscila Benítez e Imelda Mauricio, víctimas también de la antes innombrable.

Lo bueno es que en los nidos de víboras están todas seguras de que, para la próxima sesión en la Legislatura, saldrá en defensa de Soledad Luévano la bancada “feminista”. Y bien representada por Violencia, perdón, Violeta Cerrillo, Roxana Muñoz, Analí Infante y el aliade Armando Delgadillo. En una de ésas, ahora sí encabezados por Ernesto González. Todos del mismo partido, sí, ¡ése que regala escaños! ¿Curules no?

 

FLAUTISTA DE HAMELÍN

Para variar, los dueños de la nueva gobernanza, sus peones y alfiles han sido la comidilla en redes sociales con el  pleito Súper Malvada vs. senadora. El ábrete sésamo, en Zacatecas, resultó ser el “cobardes e inútiles” que lanzara Soledad Luévano. Y lo demás ya fue que cada quien se pusiera el saco correspondiente.

Sólo bastaron dos palabras para que los H. entenados de la nueva gobernanza dijeran “¡presente!” Así, la legisladora guinda dio con la clave para que las huestes de Verónica “D” abandonaran el ostracismo, para mal, ¡claro!

Como flautista de Hamelín, la Súper Malvada hizo salir a la plaga para que se subiera al ring y peleara con ella. Pero, como hasta entre cobardes e inútiles hay niveles, hubo varios que se volaron la barda con “sus” respuestas, pues se notó que a la mayoría no les dio para cambiar el guión.

Diputados, funcionarios de medio pelo y “periodistas” caminaron al compás de la flauta. En el camino, la comadre legislativa, Roxana Muñoz, le llamó “cenadora” a Chole. ¡De pena!

 

NO ESTÁN EN LO QUE ESTAMOS

Lo lamentable es que ninguno de los que hicieron fila en el lavadero instalado por la Súper Malvada se pronunció antes por el lamentable y reciente asesinato de un pequeño niño adentro de una Iglesia, lo que colmó las desgracias de Fresnillo. ¡Nadie!

Cuatro días después, reaccionó el brazo armado del Malestar en Zacatecas, funcionarios federales y estatales, diputados y “otros amigos” del poder (Chole dixit). Y no fue por la víctima, tampoco para trabajar por justicia ni por seguridad ni por prevención, sino porque les ofendió que alguien les dijera que la respuesta de las autoridades a la violencia ha sido “puro show, pura simulación”. Y otra vez cayeron los sacos.

Sin duda, la senadora (y más allá) raspó chamarras e hizo que se mostraran, tal cual, los cobardes y los inútiles, con todo y cabecilla. Lo malo, agregan los ponzoñosos, es que tampoco se ha visto esa cargada cuando se trata de defender al gobernador David Monreal. Los que sí lo respaldaron fueron, en cambio, sus hermanos Ricardo y Saúl.

 

TARIFAZO O PAGAR FAVORES

Para los dueños de la nueva gobernanza un peso no significa nada, pero para la mayoría de las familias zacatecanas, cala y cala hondo. Ahora que la Súper Malvada llamó a “ser pueblo, pues”, resulta que el pueblo no cuenta con camionetas blindadas ni gastos pagados.

De ahí el Malestar por el arbitrario incremento al transporte público. ¿Y la consulta pública? Ya quisieran los ciudadanos que “sus” diputados, “sus” “representantes” “populares”, pusieran el grito en el cielo ante el golpe a la economía familiar, como lo hacen en defensa de la antes innombrable.

Lo peor es que ha quedado claro que el incremento ha sido un pago de favores. No están ustedes para saberlo, pero el surtidor de camiones para “la movilización” (léase acarreo) para las campañas fue nada más y nada menos que Bernardino Campos, ahora concesionario/subsecretario de Transporte. ¡Mira!, ¡mira!

Aunque quisieron dorar la píldora en cuanto a que lo eligieron los transportistas, sólo los cómplices se lo creyeron. Y como “el Berna” daba crédito (pregúntenle al ahora director de Catastro, Héctor Menchaca), ahora que pague el pueblo.


Los comentarios están cerrados.