FERNANDO QUIJAS/NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS/NTRZACATECAS.COM

Tan solo seis estudiantes universitarias bastaron para paralizar el flujo vehicular en el bulevar Adolfo López Mateos, en protesta por el aumento de dos pesos en la tarifa preferencial del transporte público, cuyos principales usuarios son la comunidad estudiantil y adultos mayores.

Fue cerca de las 15:30 horas que las seis estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas tomaron el valor suficiente para sostenerse de los brazos y caminar juntas hasta bloquear la circulación de la principal vialidad de la zona conurbada en su dirección de Guadalupe a la capital.

Juntas también tuvieron que enfrentarse a los insultos, provocaciones y hasta agresiones de automovilistas molestos con el sorpresivo bloqueo de tan solo seis jóvenes, ante la nula respuesta a la convocatoria lanzada a la comunidad estudiantil para unirse a su movimiento.

Sin embargo, esto no desmotivó la lucha al considerar el aumento de dos pesos como injusto, al no haber sido tomados en cuenta los estudiantes y sus necesidades en las mesas de trabajo realizadas la semana anterior entre autoridades y representantes del transporte público para negociar el aumento a la tarifa.

“Es más culpa de las autoridades de que de la nada nos vienen a aumentar el precio de las rutas”, defendió Jaqueline Miranda Rodríguez, estudiante de la licenciatura de Ciencias Sociales, que dijo estar consciente de las molestias que su movilización traería consigo hasta ser atendidas por las autoridades y presentar su pliego petitorio.

Mediante el escrito, las jóvenes enlistaron una serie de exigencias en las que además de un precio justo, entre otros aspectos, también se pedía un trato digno por parte de los operadores hacia la comunidad estudiantil y un reglamento claro sobre los descuentos mediante el uso de la credencial de estudiante, el cual piden sean incluidas otras universidades además de la UAZ.

Lo anterior, debido a supuestos horarios que establecen los operadores para hacer válido el descuento y los malos tratos que reciben los estudiantes al presentar la credencial, lo que aseguran es un problema frecuente.

Fue después de hora y media que al lugar llegó Javier Reyes Romo, subsecretario de Gobierno, para ofrecer a las jóvenes una mesa de diálogo con autoridades y representantes del transporte en el que se pudiera analizar dicho pliego y una posible reducción a la tarifa, a lo que las estudiantes aceptaron para retirarse del lugar y liberar la circulación.

Finalmente, tras horas de diálogo en el Palacio de Gobierno, tanto autoridades como manifestantes acordaron dejar la mesa abierta para el día siguiente, como resultado de un acto temerario por parte de un grupo de apenas seis muchachas que logró paralizar por hora y media la ciudad.


Los comentarios están cerrados.