REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. Sergio Pérez estaba dispuesto a pelear por la pole position del Gran Premio de Mónaco en los últimos minutos de la clasificación, pero, al llegar al túnel, perdió el control del RB18.

«La curva 8 fue, a menudo, difícil para mí durante la calificación. Tan pronto como pisé el acelerador, me di cuenta de que la parte trasera no tenía agarre. Traté de modularlo un poco, hasta que perdí el auto», explicó el tapatío al término de la qualy.

Para el mexicano el calvario apenas comenzaba, ya que detrás venía Carlos Sainz Jr., quién no pudo bajar la velocidad ni evitar el contacto con el monoplaza de la escudería austriaca, ya que se encontraba en un punto ciego y fue imposible frenar a tiempo.

«La parte trasera se ve mal a la vista. El choque con Carlos empeoró aún más la situación. Veremos si estamos listos para mañana», agregó Checo.

De acuerdo al análisis de Christian Horner, jefe del equipo de las bebidas energéticas, Pérez era el único que podría darle batalla al Cavallino Rampante de Charles Leclerc.

«Checo sacó el máximo provecho del coche», Horner.

Por ahora, en el garage de Red Bull revisarán si hay daños importantes en la caja de cambios del bólido del tricolor.

 

Sineli Juana Santos Cárdenas
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.