INDOLENTES

Graduada en el ni los veo ni los oigo, no hubo pronunciamiento de la Secretaría de Educación por otro caso de abusos sexuales contra menores, ahora en un preescolar de Guadalupe. Otra vez se asoman las acusaciones de encubrimiento y otra vez padres y madres se preguntan en manos de quién dejan a sus hijos. Desde las oficinas de Maribel Villalpando, la advertencia de la CDHEZ sobre la gravedad de lo que pasa en las escuelas pasó de noche. Y, para eso, ni los más rastreros tienen nombre.

Pero no crea usted que hay exclusividad en el descuido, pues otras bombas truenan también para la SEZ. Incapaces de resolver el conflicto, en el que el sindicato hasta dio prórroga, hoy estalla la huelga en el Cobaez, según lo anunciaron los encabezados por Gerardo García Murillo. Será que les hace falta tomar el bulevar.

Y de las educadoras a las que les deben meses sin pago qué les decimos, pues las promesas llegaron a medias, eso si les cumplen. No cabe duda: en la nueva gobernanza, nuevo día, nuevo enemigo.

EN SU SALUD

Agárrese, que hoy toca sindicato de Salud. El secretario Uswaldo Pinedo ya dejó claro que lo suyo, lo suyo no es arreglar, por lo que en la cerrazón de la SSZ se dejó que las manifestaciones del Sntsa 39 pasaran del plantón a las calles, en una mega marcha, con carácter de “obligatoria”, en el Centro Histórico de la capital. La dirigente Norma Castorena ya junta sus apoyos para que se vea que el desprecio al gremio no es cosa menor.

Y para que no haya dudas de a dónde va la línea, Pinedo Barrios aclaró que las plazas del hospital de Fresnillo tienen dueño y es el IMSS-Bienestar. O sea, lo que diga y mande el patrón Zoé Robledo. ¡Qué conveniente!, sobre todo para el también líder sindical del SNTSS.

MEDIANOS

Sin duda, para el común denominador de la población las doce del día significan ya andar en el diario trajinar, pero tal vez no se sabe que en Zacatecas tenemos una casta privilegiada que, aun a mediodía, se les hace pesado asistir a trabajar.

Sí, adivinó, adivinador, se trata de nuestros ilustres diputados, para quienes la fresca de las 12 es muy pesada para asistir a su trabajo y mire que lo hacen dos veces por semana. No más.

Total que la cita nunca se respeta y, todavía así, a la diputada Maribel Galván, de Morena, se le ocurrió decirle al presidente de la mesa directiva, el priista Chemita González, que debería reconsiderar la hora de inicio de la sesión. Háganos usted el favor, no llegan y todavía quieren que se recorra.

O sea, en Zacatecas hay horario de invierno, de verano y horario de diputado. ¡Avísenle a AMLO! Y eso que la Legislatura rompió con la tradición de que la cita para sesionar era a las 11 horas. Si no, imagínense, los veríamos en pijama.

FUERA, FUERA

Se la cumplieron al diputado de Morena, Armando Delgadillo. Nada más el pleno no le perdonó que se haya brincado las trancas y por sus… ínfulas, ir a quejarse al tribunal electoral. Lo peor, que haya solicitado que se le suspendieran la ministración de recursos a la Legislatura.

Como sobre aviso no hay engaño, pues ya se puso en capilla al guinda por “pérdida de confianza”. Así es que no tardan los diputados en exigir juicio político en contra del secretario de Finanzas, Ricardo Olivares, por prestarse a un juego de un solo jugador.

En la reciente sesión se vio a un Delgadillo, delgadillo, desencajado y, bueno, sin perder la atención de su jícama con chilito y limón, pero ni eso hizo que su pesar no fuese evidente para el conglomerado.

Se quiso ir por la libre y se le olvidó que hay una nueva mayoría que, con la mano en la cintura, lo bajó del tan peleado Órgano de Administración y Finanzas. La verdad fue de pena ajena escuchar el ¡fuera!, ¡fuera! Ni hablar, en su salud la halló.

NI AL CASO

Si entre los doctos que hay en el condado alguien sabe realmente cuáles son las funciones de un enlace gubernamental con el Poder Legislativo, háganle un favor al perredista Gilberto Zamora y explíquenle con manzanas.

Porque eso de devengar un sueldo para irse a sentar en la butaquería, pues como que más llama a que es aviador a que cumpla con una misión gubernamental. No da pie con bola y en la reciente sesión ni se le vio.

Ya ven que hasta el panista Guadalupe Correa le dijo que a ver cuándo saludaba a los diputados. Es decir, si ni el saludo, pues por su chamba ni al caso.

No es desconocido que cuando Zamora fue diputado pasó sin pena ni gloria; de “Gil” no lo bajaban. Es el signo de los tiempos y si su jefa, la secretaria de Gobierno, Gabriela Pinedo, sólo hace que hace, pues sus subalternos se la pasan nadando de a muertito. Al parecer en esa secretaría juegan el clásico: lo que hace la mano, hace la tras, tras, tras.


Los comentarios están cerrados.