VACÍOS

El Día del Zacatecano en la Ciudad de México estuvo tan reducido en asistentes como reducido han dejado el círculo del gobernador. Ni estaban todos los que son, ni son todos los que estaban. Y llamó poderosamente la atención de los venenosos que por ningún lado se vio a la innombrable. ¿Será allá la impresentable?

Con la ausencia de la Súper Malvada de Zacatecas, Verónica “D”, los ponzoñosos se acordaron de la otra comadre gubernamental, Norma Julieta del Río. Pues a la comisionada del Inai la dejaron sentada, con todo y cara de pocos amigos, en un rincón de la segunda fila. ¡Ni modo! Donde manda capitán, no gobiernan marineritas.

De ahí en más, quedó claro que a la nueva gobernanza le sobran aplaudidores y le falta apoyo, como recientemente advirtiera el alcalde Saúl Monreal. Al gobernador David se le vio sin secretarios (en lo suyo) ni presidentes municipales (peleados), legisladores federales (ignorados) ni locales (perdidos). Y párele de contar. Eso sí: por aquello de encomendarse, la señora católica no faltó.

AUSENTE

Lo que sacudió altos nidos de serpientes fue la ausencia de Ricardo Monreal en la pachanga toluqueña de Morena, de la que el senador se excusó por obra de Ramón López Velarde. A kilómetros de las honras fúnebres organizadas por el gobierno de Zacatecas (al poeta jerezano), desfilaron las corcholatas del presidente López Obrador.

Los guindas ungieron a la jefa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; al canciller Marcelo Ebrard y hasta al secretario Adán Augusto Hernández, en la carrera por la sucesión. Y lo hicieron entre gobernadores y funcionarios, felices, felices, felices, en el Estado de México, apenas para sangrar la herida tricolor.

Ya no hay tapado”, celebró AMLO hace unos días. “Ni piso parejo, sí favoritismo”, dijo también Monreal. Será por eso que el primer llamado de este domingo, el del que nombraron grito de batalla rumbo al 24, fue el de la unidad. Hasta que los separe el de Palacio Nacional.

AVANZADA

Pero no crea que no hubo zacatecanos en la fiesta de Morena, pues además del senador José Narro, el que sobradamente se dejó ver fue el ex alcalde de la capital de estos rumbos, Ulises Mejía. Y, para que no se diga que el golpe avisa, fue junto a Claudia Sheinbaum.

Ya está en las malas lenguas de todos los colores que el desterrado de la elección de 2021 anda muy activo en Zacatecas. El objetivo, rumoran, es preparar las filas que acompañarán a la jefa de la Ciudad de México y que, insisten los que saben, incluyen la Secretaría del Bienestar.

Cuentan que, por muchas amistades que presuma la innombrable en Palacio Nacional, la corcholata mayor no va a dejar delegación con cabeza. Menos, cuando la representación de AMLO en tierras zacatecanas (que hasta donde se sabe sigue siendo Verónica “D”) lo tiene con un triste 40 por ciento de aprobación. ¿Terminará el reinado en las oficinas del Malestar?

SOBRADOS

A ver si alguien les recuerda a los diputados que tienen varios pendientes, por aquello de que, como la puerta de Alcalá, sólo quieran ver pasar el tiempo y se acabe el periodo ordinario de sesiones.

Claro, existe el periodo extraordinario, pero si con trabajos se levantan para llegar a sesionar a mediodía, como la de Morena Maribel Galván, pues pocas esperanzas es que ellos mismos se amplíen la chamba.

Aparte del cúmulo de pendientes que tienen por la parálisis en las Comisiones Legislativas, antes del 25 de junio tienen que resolver lo de la presidencia en la Comisión de Derechos Humanos. Se los decimos por aquello que se les haya olvidado.

Ya analizarían los perfiles de todos y cada uno de los aspirantes. Aunque algunos se inscribieron sólo por enchinchar, hacer bola y dejarse notar, pues el tiempo apremia. Sólo que, como con la Comisión de Víctimas que dejaron olvidada, los diputados quieran que la de Derechos Humanos esté acéfala. Si de por sí.

RECHAZO

A las desgracias que se acumulan en Zacatecas cayó una más y fue la negativa a la declaratoria de emergencia en Río Grande. Pasan las listas en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y nada que salió el municipio zacatecano, azotado por una tormenta hace más de un mes.

Y el rechazo, dicen, fue gracias al coordinador de PC estatal, un tal Jeú Márquez, el mismo que retrasó la atención a la tragedia en el semidesierto zacatecano. Las fallas del funcionario fueron exhibidas desde lo federal y los únicos que perdieron fueron los que pudieron recibir más apoyos.

Con tal de lucirse, algunas “autoridades” estatales hacen hasta lo imposible por aparentar que están trabajando, cuando la población se ha percatado que, en estos nueve meses de nueva gobernanza, no es así.

Los errores han sido recurrentes, tanto, que en ello juegan a las vencidas por el premio al florero del año, a entregarse en septiembre. ¡Se abren votaciones!


Los comentarios están cerrados.