SIN JEFE

El multidenunciado secretario de Salud/líder sindical, Uswaldo Pinedo, acudió a Fresnillo a una reunión con trabajadores de Salud y también del Seguro Social, que para aclarar la situación del sector en crisis por la federalización. Y lo único que le faltó fue aclarar la situación.

Resulta que el funcionario no llegó a un lecho de rosas, como seguramente lo esperaba, pues el personal (de todo tipo) le reclamó por la opacidad con la que navegan las autoridades todas. Para empezar, porque en la “reunión informativa” por el embrollo por el pase al IMSS-Bienestar, solo faltaron… ¡los del IMSS-Bienestar!

Y mientras los interesados reclamaban porque ahora tienen que pelar las plazas con los del Seguro Social (lo mismo que ha reclamado la secretaria del Sntsa 39, Norma Castorena), Pinedo Barrios insistió en que “yo no soy el patrón”, lo que ha quedado claro, coincidieron los de batas blancas.

NADA PARA NADIE

Comenzó el desfile. La Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura se desempolvó y entró a la dinámica de entrevistar a los pretensos a encabezar la CDHEZ.Ya era hora, porque el relevo debe estar al cuarto para las ¡ya!

Como se recordará, son más de 20 aspirantes, así es que la pasarela continúa porque el camino para llegar al pleno, sea en una terna o todos en bola, será largo y sinuoso. Lo malo es que en la mayoría de esos mecanismos siempre impera el sospechosismo.

La pregunta recurrente de los venenosos era ¿por quién se decantará el gobernador? Y era porque los dueños de la nueva gobernanza no la tendrán tan fácil, pues en la Legislatura ya no las traen todas consigo. Menos con su fraccionada fracción.

Los corifeos del desgobierno comienzan a cargar los dados en las redes sociales y la nueva mayoría ya tiene al abogado Jorge Rada como su candidato. Pero la votación será de pronóstico reservado. Al tiempo.

INQUILINO

Cuentan los chismosos que en las oficinas de Comunicación Social del gobierno del estado tienen meses con un inquilino que nadie sabe de qué la gira ni a quién responde. Lo único que se conoce es su nombre y es Miguel López Bazán.

¿Que le suena? ¡Sí!, como el ex secretario de Seguridad tellista-davidista, Arturo López Bazán, quien con todo y las denuncias que se cargaron policías de su mandato, hoy permanece en la Coordinación Nacional Antisecuestro.

Pues que el tal Miguel ídem llegó como Juan por su casa a la Coordinación de Comunicación Social (sí, sí hay), se instaló en un rincón y dicen que no habla con nadie. Todo con la complacencia del taquero Gerardo Flores.

Qué será que le deben en la nueva gobernanza a quien fuera titular de la SSP durante el año más violento en Zacatecas, hasta ahora.

MOCHE Y MOCHE

Ni hablar, el sello de la casa nunca cambia, aunque sea otro el código postal. Si algo ha distinguido a los dueños de la nueva gobernanza es el atropello, el acoso, el abuso en contra de los propios trabajadores del desgobierno estatal. Una tras otra, diría el clásico.

Lo que más llama la atención de los venenosos es que donde está la mano de Verónica “D”, siempre hay tufo de corrupción. Ahora es en el área de Imagen Institucional (¿en serio hay?), que encabeza un tal Yordy Josshoe. Los “verónicos” andan con todo.

Se habla de que el “moche” con el sueldo de los trabajadores es práctica común. Y no extraña, ya que el tal Yordy “trabajó” en el Senado bajo las órdenes de la Súper Malvada de Zacatecas, cuando sólo era malvada. Algo o mucho debió aprender.

Se trata de otro de los muchos impuestos, como muchos otros que lo mismo le sirven de espías, comparsas y, fundamentalmente, recaudadores. La rapiña de “la fulana de tal” no tiene límites y el lodazal del Malestar mancha, ya sea en lo estatal o federal.

POR LAS MISMAS

Las comparaciones son feas, pero cierto es que lo que Alito Moreno es al PRI, según Mario Delgado, lo la Súper Malvada de Zacatecas es a la nueva gobernanza. Nomás vea usted a la Legislatura.

Habrá que reconocerle a la innombrable el esfuerzo por lograr la consolidación del primer Tucove (Todos Unidos Contra Verónica), para empezar legislativo, pues siguen fuertes las quejas entre los funcionarios estatales que tampoco están contentos con el reinado del Malestar, nomás que le sacan.

La nueva mayoría (el nombre se lo pusieron ellos) no hubiera sido posible sin la intervención de la delegada con sus achichincles, que juran son diputados. Y, con un poco de ayuda de la funcionaria federal, en menos de un año perdieron aliados, votos, comisiones, gobierno y lo que le sigue. Pero, como los tricolores, los guindas se aferran al camino de la autodestrucción.


Los comentarios están cerrados.