REFORMA
REFORMA

Dos jesuitas fueron asesinados este lunes al interior de la iglesia de la comunidad de Cerocahui del Municipio chihuahuense de Urique.

«Los jesuitas de México, con profundo dolor, denunciamos el homicidio de nuestros hermanos Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J.», informó la congregación jesuita en un comunicado.

«Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas. También demandamos que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui», agregó.

Según reportes, la ejecución de los jesuitas ocurrió luego que un hombre perseguido por un sujeto armado se resguardó dentro del templo, pero el victimario lo atacó al igual que a los dos sacerdotes quienes se encontraban en el lugar.

La Compañía de Jesús aseguró que hechos como estos no son aislados, pues la Sierra Tarahumara enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas.

«Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos».

«Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales», agregó.

Gustavo García Olguín
Agencia Reforma

 

Atribuyen a ‘El Chueco’ asesinato de jesuitas

El asesinato y robo de los cuerpos de los dos jesuitas asesinados en una iglesia de la Sierra Tarahumara se le atribuye al líder criminal José Noriel Portillo, apodado «El Chueco».

Reportes extraoficiales indican que «El Chueco» asesinó a los sacerdotes en la iglesia de Cerocahui, Chihuahua, y posteriormente los sustrajo.

El líder criminal, de acuerdo con los reportes, y un grupo de hombres armados perseguían a un sujeto y éste se intentó proteger en el templo, pero también fue asesinado junto con los clérigos.

Cerocahui, ubicado en el Municipio de Urique, es parte del trayecto del tren turístico Chepe.

En Twitter, el padre Arturo Sosa lamentó el asesinato de los jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora.

«Estoy conmocionado y entristecido por esta noticia. Mis pensamientos y oraciones están con los #Jesuitas en #México y sus familias. Debemos detener la violencia y tanto sufrimiento desmotivado», compartió.

A  «El Chueco» también se le atribuye el asesinato del docente estadounidense Patrick Braxton Andrew, ocurrido en octubre de 2018.

La Administración anterior informó que el profesor fue asesinado en un lugar conocido como La Playita, en el Municipio de Urique, por José Noriel Portillo Gil, «El Chueco».

 

Pedro Sánchez Briones
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.