Rafael Calzada Vázquez
Rafael Calzada Vázquez

La seguridad pública y las estrategias para lograrla

 

En atención a los escandalosos problemas de inseguridad por las que la sociedad zacatecana atravesamos, es indispensable que los académicos aportemos ideas y propuestas que los ciudadanos pueden hacer suyas y que sirvan para guiar y normar criterios en las autoridades que atienden el tema.

Reconociendo que el tema es altamente complejo, multifactorial y muy difícil de atender adecuadamente y más erradicar.

Es necesario que se retomen no solo las ocurrencias de los expertos, sino las medidas que dicta la razón, mediante el ejercicio de lo que llamamos sentido común:  Por ejemplo, no debe la policía generar tiroteos o balaceras en zonas habitadas o concurridas, debido a los daños colaterales que se generan.  Hay asesinatos de inocentes en todo el país y sin explicación racional alguna.

Además, debe de existir una policía preparada y confiable, armada suficientemente y bien comunicada con otras instituciones de personal armado;

Deben aprovecharse todas las herramientas tecnológicas en el propósito de pacificar el ambiente social. Las videograbaciones, la localización por medios digitales de las personas potencialmente peligrosas, como las que utilicen una serie de palabras en sus conversaciones y comunicaciones como armas, parque, secuestro y otras que la policía investigadora tiene perfectamente detectadas.

Debe de contarse, como en tiempos de Arturo Romo, con grupos especiales de reacción inmediata ubicados estratégicamente para poder transportarse a cualquier parte de la zona urbana en segundos, no en minutos ni en horas.

La revista ALCALDES DE MÉXICO, cita las recomendaciones del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales que plantea diez estrategias de acción para mejorar la seguridad desde los municipios y las políticas locales que transcribo:

Coordinación de la seguridad ciudadana entre el gobierno local y nacional.

Institucionalización de la seguridad ciudadana en el gobierno local.

Generar información confiable para la toma de decisiones.

Capacitar a la policía municipal en temas de prevención en seguridad ciudadana

Prevención situacional de la inseguridad, por ejemplo, el diseño de espacios seguros, la provisión de servicios básicos y el acceso a equipamiento urbano adecuado, lo que puede reducir la desigualdad y la fragmentación urbana.

Recuperación de los sectores más vulnerables a la inseguridad, mediante la organización de eventos sociales y culturales que incentiven a la población a apropiarse de los espacios públicos, ello conocido como retejido social.

Fortalecimiento de iniciativas de prevención de la violencia y el crimen.

Incentivar la participación y organización ciudadana.

Contar con un sistema integral y sistematizado de atención y seguridad ciudadana, basado en las tecnologías de la información.

Crear centros de atención integral en seguridad ciudadana, que permita a los gobiernos locales brindar asistencia especializada a la ciudadanía víctima de delitos y violencia de una manera más integral.

Podemos agregar otras:

Reformular las normas jurídicas para garantizar la persecución de los delitos y la prosecución de procesos hasta sancionar a los responsables.

Establecer colaboración entre los tres niveles de gobierno y la sociedad civil para mejorar las condiciones de seguridad en el estado.

Incrementar el gasto en seguridad pública, invirtiendo cuando menos 2000 millones de pesos a nivel estatal, necesarios para alcanzar el número de policías recomendados por el Secretariado Ejecutivo Nacional.

Algo tenemos que hacer entre todos para devolverles la esperanza a los jóvenes que se incluyeron en la delincuencia, y la tranquilidad a sus familias, pero sobre todo para devolverle la tranquilidad al pueblo que se perdió en el gobierno de Felipe Calderón a nivel nacional y que se abandonó en los dos periodos anteriores en el estado, al que han rehuido los municipios y que nos ha costado sangre, sudor y lágrimas a los Zacatecanos.


Los comentarios están cerrados.