SIN CABEZA

Urge que alguien de la Cuarta Transformación (la de a de veras) revise las delegaciones federales en Zacatecas. No es por nada, pero lo advertimos desde hace meses: son un ejército de sueltos porque lo que falta es un verdadero representante. El tufo de corrupción se desprende en todos lados y no nomás lo dicen las víboras.

Recordemos cuando se espantó con el petate del muerto de que habría una súper delegada que movería todos los hilos en las oficinas del gobierno de México, ¡quesque vicegobernadores!, ¡ajá! Pero como el tiempo puso a estos figurines en su exacta dimensión, pues en Zacatecas nos quedamos sólo con una Súper Malvada.

Así, hasta ahora lo único que se sabe de las representaciones de la 4T es de quejas al por mayor. Para ejemplos, Antonio Viesca, de la SRE, donde tiro por viaje sacan los moches a relucir, y una tal Ivette Toledo, quien conocimos es titular en la SICT hasta que sus trabajadores tronaron contra ella. ¿A quién le habrá aprendido?

GANDALLAS

Si cuando está presente a David Monreal le usurpan las funciones, imagínese qué no harán en la nueva gobernanza ahora que el gobernador se guardó en la Casa Bellagio por su contagio de COVID. Nomás multiplique en cada dependencia lo que hizo Juan Carlos López Elías, subsecretario de Ingresos, y mídale.

Lo advirtieron las serpientes: que hasta con funcionarios de medio pelo para abajo sobran los que se agencian el “por instrucciones del gobernador” que, como llave maestra, usan sin que nadie les ponga un alto.

Además de indignarse porque no lo enteraron, el secretario de Finanzas, Ricardo Olivares, no ha informado cómo procederá contra su subordinado por la mala forma en que, sin facultades y pasándose a todo superior, corrió a Héctor Menchaca de la Dirección de Catastro.

Y agréguele que a López Elías sospechosamente le llegó la bonanza a sus bolsillos, pues en bandeja de plata tienen la oportunidad de enseñar con el ejemplo. A menos de que, en el reinado del Malestar, pese más el miedo a las llamadas “órdenes superiores” que a las del propio Monreal.

TAPADERAS

A la nueva fiscal de Zacatecas no sólo se le pasó el pequeñísimo detalle de informar cómo avanzan (si es que lo hacen) las investigaciones contra el autodenominado “santo” ex gobernador Miguel Alonso. Bueno, si no pueden con el ex coordinador de la Fenaza, Benjamín “N”, menos con las ligas mayores en corrupción.

Lo que sí quedó claro es que “ahorita no andamos investigando” a la nueva gobernanza. A la pregunta de qué procede con su secretario de Salud/líder sindical/médico general, Uswaldo Pinedo, entre otros turbios casos del gobierno de la “transformación”, la secretaria de la Función Pública, Humbelina López, respondió que “no es momento” de hablar de esos temas. Pura “herencia maldita” y ya que otros se encarguen de la que la 4T, región Zacatecas, dejará.

Vaya que un reducido coto es el que le ha quedado a la comadre gubernamental, Norma Julieta del Río, frente a la Súper Malvada de Zacatecas, Verónica “D”. Desde la segunda fila, a la comisionada del Inai le queda la tarea de tapadera que, por cierto, ya ni tapa tan bien.

NI POR EDUCACIÓN

Ahora que hablamos de los estragos de la innombrable, se nota que sí le echa muchas ganas al premio del florero del año la secretaria de Educación, que no se nos olvide también ex subdelegada de Bienestar, Maribel Villalpando.

El del instituto tecnológico de Fresnillo es el conflicto de esta semana para la SEZ, donde no están a gusto si no es en pleito. Y, otra vez, a dejar que esté en punto el descontento que expresaron desde hace meses, y por tres días en protesta de brazos caídos, los maestros del ITSF. Pero, al estilo de la casa, nadie los atendió.

Y si se pregunta si andaba muy atareada Villalpando Haro, los venenosos también, ya que tampoco asistió al foro en la Legislatura contra abusos a infantes, como si de eso nada supiera, sobre todo, la Secretaría de Educación. Cada quien sus prioridades, pues.

CERO Y VAN…

A ver, a ver, cómo que el secretario de Seguridad. Adolfo Marín, ha renunciado al cargo ¡cuatro veces! Que la barajen más despacio. Y si no está a gusto en el cargo, luego entonces, ¿quién le hace la maldad a los zacatecanos al no aceptarle la salida?

Fue el diputado (in)dependiente, José Luis Cepillo Figueroa, el que soltó la sopa. Por eso no lo quieren en la nueva gobernanza, ya que no sabe ser institucional con sus nuevos patrones. O será que, en las ansias de figurar y demostrar a fuerciori que sabe cosas, pues al ex petista se le ocurrió en reciente sesión decir que el titular de la SSP ha querido dejar la secretaría en no pocas ocasiones.

De ser cierto, por sanidad política y gubernamental ya le hubieran tomado la palabra a Marín Marín desde la primera. No vayan a querer que llegue a las 10 renuncias, mientras la entidad sigue de cabeza por la inseguridad. Ya lo dijo el poeta: hoy es Marín el que quieren sea destituido, luego viene la revocación de mandato.


Los comentarios están cerrados.