FERNANDO QUIJAS/NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS/NTRZACATECAS.COM

En una mesa de análisis, investigadores y expertos en el tema del agua pudieron dar conclusiones contundentes sobre Zacatecas y lo que podría representar un escenario preocupante ante el uso desmedido por parte de las grandes compañías ante la pasividad e intereses propios de las autoridades.

Temas como la represión a los movimientos en contra del proyecto Milpillas, el agua vista como un insumo para la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (JIAPAZ) y los intereses económicos que esta representa para el organismo, la ausencia de legislaciones que favorecen la degradación de las reservas y su explotación por parte de las grandes compañías fueron parte de esta mesa, organizada por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Ruth Robles fue la primera en participar en la mesa de análisis denominada “Problemas del desarrollo y su relación con la producción hidrosocial del espacio: análisis social del uso y distribución del agua en el contexto semiárido de Zacatecas”.

En su ponencia titulada “El manejo del agua en la minería mexicana y sus alternativas tecnológicas”, la experta hizo una revisión del uso de este recurso que hace la industria minera en Zacatecas, ya que para cada tonelada de mineral se usan entre 2 y 4 metros cúbicos para su tratamiento, lo que representa un gasto fuerte si se toma en cuenta una producción como la de Peñasquito, de 150 mil toneladas por día.

Propuso medidas tecnológicas alternativas para reducir el consumo de agua en la industria minera, como es la deshidratación usando filtros textiles y el uso de nanotecnología; sin embargo, aseguró que no existe ninguna ley que obligue a las compañías mineras a cambiar sus métodos por el bien ambiental.

“Existe tecnología para elevar sustancialmente la recuperación de agua en el proceso. No obstante, mientras no haya presión legal para introducirla, las técnicas más atrasadas seguirán siendo aplicadas”, expuso.

A una conclusión similar llegó Elvira Ivonne Muñoz Morales, al hablar de la “Concentración y uso intensivo del agua subterránea en contextos de alto estrés hídrico”, al considerar que en su gestión agrícola e industrial, “el agua no puede dejarse solo a la buena voluntad de las empresas”.

“Estas compañías encuentran vías para imponer su hegemonía, por lo tanto lo ideal sería que hubiera una gestión más coordinada del agua”, aseguró.

Por su parte, Aimé Redín expuso el tema “Gestión de agua en la zona conurbada Zacatecas – Guadalupe”, donde se presentaron aspectos como escasez del líquido y la sobreexplotación de los acuíferos, así como el uso del recurso como moneda política, entre otros.

Finalmente, Grecia Eugenia Rodríguez Navarro presentó “Acciones y retos en la defensa del agua: El caso de la Presa Milpillas”, análisis que realizó desde su integración al movimiento en contra de este proyecto.


Deja un comentario