LA CASA

El senador Ricardo Monreal condenó el asesinato de los dos sacerdotes jesuitas en un templo de la comunidad Cerocahui, Chihuahua, y coincidió en que son tiempos de revisar el plan de seguridad federal. La misma exigencia que, desde su tierra, han expresado alcaldes, diputados federales y, más recientemente, locales.

A esa demanda se suman las voces que urgen que Adolfo Marín Marín renuncie al cargo de secretario de Seguridad, apenas siete meses después de que el gobernador David Monreal recibiera al mandado desde Palacio Nacional con el gusto de soltarse a los brazos de la Federación, en “el tema de temas”.

Y un día después de que Morena hiciera hasta lo imposible en la Legislatura por sacarle la vuelta a la renuncia de un funcionario que se niega a comparecer, con el riesgo de que aquello fuera peor dada su tendencia a las desafortunadas declaraciones, la violencia azotó al Mineral.

Nada más para recordar que, sí, la capital escaló en el Semáforo Delictivo, pero con todo y las lamentaciones del alcalde Saúl, también Monreal, del primer lugar en asesinatos no ha bajado Fresnillo. En su tierra.

QUINTA OLA

Hasta donde sabemos, el sector salud sigue en la misma crisis y los trabajadores de la SSZ sin estar contentos con el secretario/líder sindical Uswaldo Pinedo, otro funcionario del que tiro por viaje piden su cabeza. Hasta ahí todo según la rutina de la nueva gobernanza, nomás que ahora añádale el preocupante repunte de casos de COVID-19. Tan solo ayer, los contagios rebasaron los 100 casos en 24 horas. Quinta ola en mar inquieto.

Y aunque la vacuna ha ayudado, los especialistas recomiendan no confiarse, sobre todo si nuestras autoridades estatales se encargaron de regar el virus en cuanta audiencia y evento público se les ocurrió, en recorrido por municipios varios y frente a diversidad de grupos vulnerables. Claro, sin cubrebocas, por aquello de las fotos.

Sin conferencias como las que en otros tiempos agradecieron hasta los más detractores del gobierno tellista, el reporte COVID se manda a la buena de Dios, mientras que la poca información que se tiene ya en la página de la Secretaría de Salud se actualiza, si bien nos va, con un día de retraso. ¡Agárrese, que aquí no hay detente!

BATEADOS

Que les borran la plana. Es lo malo de presentar temas ante el pleno de la Legislatura sin conocimiento e, igual, por mero lucimiento y hacer como que hacen. De pena ajena es escuchar el contundente: “Dictamen de Improcedencia”.

Lo único que se espera es que los diputados Roxana Muñoz, del PES; Analí Infante y Armando Delgadillo, de Morena; Nieves Medellín, del Verde, y el (in)dependiente, Cepillo Figueroa, no hayan pagado para que les confeccionaran sus iniciativas, al estilo La Estafa Legislativa, porque resultó el cazador cazado.

De saque, la Comisión de Salud (que preside la panista Karla Valdez) bateó a Roxana su planteamiento de promover, diseñar, desarrollar y aplicar programas de prevención del suicidio en niñas, niños y adolescentes. Que se declara improcedente, ya que resulta jurídicamente inviable. ¡Sopas!

Y a la que le tocó batear las iniciativas de sus compañeros y aliados fue a la morenista Maribel Galván, presidenta de la Comisión de Justicia: no pasaron, también por “jurídicamente inviables” y, en consecuencia, el destino es “archivo definitivo como asuntos totalmente concluidos”. ¡Ups!

QUE DESEMBOLSEN

En serio que los diputados locales no salen de una, cuando ya se metieron a otra. Claro, todo es el resultado de la inoperancia y por la rebatinga a la que ya nos tienen acostumbrados, pues la parálisis legislativa y administrativa no se ha hecho esperar.

Ahora resulta que se les tiene que reintegrar, de forma inmediata y retroactiva, el salario de los trabajadores afectados en sus percepciones y que no suscribieron convenio de autorización con la Legislatura para su disminución. ¡Sopas!

Sí, son los del caso aquel de los 41 trabajadores que los legisladores pusieron en capilla, que, por los altos sueldos, pero como 14 trabajadores denunciaron la arbitrariedad legislativa, pues ahora sus jefes tienen que desembolsar 2 millones de pesos.

Así es que, por causas irresponsables aunque Armando Delgadillo, de Morena, lo niegue, tendrán que pagar el costo del error. Todo por jugar a las vencidas a ver quién se quedaba con el Órgano de Administración y Finanzas, Priscila Benítez. Así es que el resultado fue el atropello a los trabajadores, quienes con justa razón demandan su lana.

CEPILLADAS

Los que deben estar radiante de alegría son los colombianos, ya que, desde la tribuna legislativa de Zacatecas, el diputado (in)dependiente, José Luis Figueroa, felicitó ampliamente a Gustavo Petro, recién electo presidente de aquel país. ¡Hurra!

Y aunque sus compañeros en la Legislatura lo veían con cara de ¿what?, El Cepillo estaba pleno, pletórico, enjundioso porque “América se llena de júbilo (algunos creyeron que por la llegada de El Cabecita al nido de las águilas), porque se cristaliza el sueño de Bolívar”. ¡Ándale!

Celebró que en México esté un gobierno no neoliberal y que haya sido AMLO el primero en felicitar a Petro, “aunque se soltó la jauría proimperialista”. Y ya entrado en gastos, festinó que Cuba salga adelante, pese al sometimiento del imperio Yanki. De Loreto para el mundo, ¡iñor!

Y sin decir agua va, que grita: “Patria o muerte, hasta la victoria siempre”. ¡Ajijoela! Más de tres venenosos recordaron las palabras del panista Guadalupe Correa, en cuanto a que el Cepillo sólo se subía a la tribuna a lucirse y a tratar temas fuera de la realidad zacatecana.


Deja un comentario