REFORMA
REFORMA

Activistas advirtieron que Claudia Morales Reza, la primera mujer indígena en dirigir el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred), tendrá como principales retos conseguir mayor presupuesto, incluir a todos los sectores sociales, influir entre autoridades y la sociedad, pero que quizás el más inmediato sea mostrar independencia ante el Presidente López Obrador, que descalifica a todos sus «adversarios» , que la nombró sin consultar a nadie y que ni siquiera acudió a su toma de posesión en julio pasado.

«Será interesante ver si es capaz de llamarle la atención al Presidente cuando descalifique a alguien sólo porque le lleva la contra», dijo Zenaida Pérez Gutiérrez, mixe, representante de la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas.

Aunque reconoció la importancia de que las mujeres indígenas asuman puestos de poder, lamentó que López Obrador, quien ha dicho que el «feminismo» es un invento «neoliberal», haya realizado el nombramiento sin hacer caso a los colectivos de mujeres indígenas y a la asamblea del Conapred que le presentaron una lista de 15 mujeres y le solicitaron que el nombramiento se hiciera mediante consulta.

Al final, el Presidente nombró a Morales Reza, wixárika, de Jalisco, sin una trayectoria reconocida fuera de su comunidad, quien no figuraba entre las propuestas, pero cercana al titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes.

Pérez Gutiérrez puso en duda el verdadero interés de López Obrador sobre la causa indígena y de las mujeres, en vista de la reducción del presupuesto que ha hecho para el Conapred, al INPI e incluso a los refugios de mujeres violentadas y que se tardó dos años para nombrar a la nueva responsable de la política contra la discriminación.

«Es muy diferente trabajar para la comunidad que para el gobierno y es lamentable que ello (el nombramiento de una mujer indígena) se utilice para confundir», dijo Zenaida Pérez.

En julio de 2020, tras la renuncia de la anterior presidenta del Conapred, López Obrador amenazó con desaparecer el Conapred por caro y por ser, según dijo, otro invento neoliberal, pero un mes después se reunió con Morales Reza y otras dos de sus candidatas, pero el nombramiento lo hizo hasta dos años después, el 12 de julio y no la ha presentado.

«Todo esto es un mensaje más del desprecio que se tiene hacia la agenda de las mujeres indígenas», acusó Fátima Gamboa Estrella, maya, de la Red Nacional de Abogadas Indígenas.

A pesar de esto Zenaida Pérez y Fátima Gamboa consideraron importante apoyar a Morales Reza por la resistencia que podría encontrar para realizar su labor dentro del mismo Gobierno.

La poeta zapoteca Irma Pineda, representante de los Pueblos Indígenas de Latinoamérica y el Caribe ante la ONU, consideró que la nueva presidenta del Conapred tiene el reto de posicionar su figura como mujer indígena capaz de desarrollar acciones contra la discriminación en cualquiera de sus formas, sentar las bases para que las políticas públicas sean totalmente incluyentes y ubicar al Conapred como una instancia con capacidad de influencia tanto en los Gobiernos como en la sociedad.

«Por lo menos ahora ya tiene titular el Conapred», destacó la zapoteca Amaranta Gómez Regalado, primera candidata muxhe/trans a diputada federal.

«Lo importante aquí es que el Presidente había amenazado con desaparecer y, finalmente, después de dos años la nombraron. Eso evidencia una posibilidad de que la política antidiscriminatoria del Estado siga prevaleciendo», sostuvo.

Por primera vez en su historia el Conapred tiene a una mujer indígena como presidenta, pero también tiene el presupuesto más bajo en cinco años. En 2017, ejercía 173 millones 865 mil 359 pesos, y en el actual, 142 millones 742 mil 448. En 2020, la Auditoría Superior concluyó que no tenía ni personal suficiente. En su Dirección General Adjunta de Quejas, por ejemplo, 18 personas están a cargo de 49 expedientes cada una.

«Si tan cercana es al Presidente, que lo convenza en dar mayor presupuesto para poder ejecutar sus programas», dijo la diputada Cynthia López Castro, Secretaria de la comisión de Igualdad de Género.

La directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa, que ha visto la reducción del apoyo presupuestal, también puso en duda el verdadero interés del Gobierno en la causa de las mujeres, pues el monto mayor del presupuesto para atender la igualdad de género se asigna en los programas sociales.

«El verdadero interés se debe de ver no sólo en un nombramiento, sino en dar realmente atención, asignar presupuestos que ayuden incluso a la nueva presidenta a hacer su trabajo», dijo.

Jorge Ricardo Nicolás
Agencia Reforma


Deja un comentario