De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Éste era un pulpo que sabía tocar el piano, el violín y otros instrumentos. Su entrenador quiso que aprendiera también a tocar la gaita escocesa, de modo que le puso una en su jaula. Al día siguiente le preguntó: “¿Ya aprendiste a tocar la cosa ésa?”. “¿Tocarla? –se sorprendió el octópodo–. ¡Toda la noche estuve…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Cuando el tío Felipe habla hay que escucharlo. “Has de saber, sobrino, que de joven quise ser actor. Todavía ahora, a mis años, me gustaría serlo. No actor de cine, y menos de la televisión, sino de teatro. Los actores de teatro tienen que serlo de verdad. En el escenario no hay nada que te…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“¿Me amas, Libidio?”. La ingenua Dulciflor, que por primera vez conocía los goces del amor carnal, le hizo esa pregunta a su seductor galán en el preciso instante del erótico deliquio. “No me distraigas –respondió él, impaciente–. ¿Qué diablos tiene qué ver el amor con lo que estamos haciendo?”. “¡Aplaudid, manos ociosas!”. Jamás olvidaré el…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“He estado casada tres veces, y sin embargo soy virgen todavía”. Eso contó la nueva socia del Club de Costura. “¿Cómo puede ser eso? –se asombró una de las asistentes a la junta–. Tres maridos ¿y aún conservas tu virginidad? ¡Es imposible!”. “No lo es –reiteró la otra–. El primero era psiquiatra: se la pasaba…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Una joven mujer iba a viajar en un crucero por el Mar Caribe. Antes de embarcarse llegó a una farmacia y le pidió al encargado: “Quiero un frasco de píldoras para el mareo y una docena de condones”. Replicó el farmacéutico: “Sé que no es asunto mío, señorita, pero si tanto se marea haciéndolo ¿para…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

En la mañana siguiente a la noche de bodas la novia tomó el teléfono y pidió a room service del hotel que les llevaran a ella y a su esposo el desayuno al cuarto. “Yo quiero –dijo– un plato de fruta con melón, papaya, plátano, sandía, piña y fresas; tres huevos estrellados con bastante tocino;…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Tenía yo 5 años cuando vi llorar a Dios. Quiero decir que vi llorar a mi papá, y a esa edad ver llorar a tu papá es como ver llorar a Dios. Lo recuerdo como si fuera mañana. Estaba yo jugando en el zaguán; se abrió la puerta de la calle y entró mi padre….

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

En la cantina un borracho viejo insultó feamente a un parroquiano. El agraviado le propinó un sopapo que lo dejó en el suelo. Se levantó el beodo y amenazó a su rival: “Voy a traer a mi hijo, a ver si en su presencia me vuelves a pegar”. En efecto, salió y volvió poco después…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Don Languidio Pitocaído se dirigió con lamentoso acento a su parte de varón y le reclamó: “¿Por qué te moriste antes que yo, malvada, si los dos somos de la misma edad?”. Comentó don Chinguetas hablando de su esposa Macalota: “A mi mujer le gusta mucho llevarles la contraria a los gringos. Cuando estamos en…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Facilda Lasestas, mujer joven y de atractivas prendas, gozaba de merecida fama en su lugar de origen porque a ningún hombre le negaba jamás un vaso de agua. Quiero decir que era de cuerpo complaciente. Desde luego no lo ponía a disposición del público por puro amor al arte, Ars gratia artis. Eso lo dejaba…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Ya conocemos a Afrodisio Pitongo. Es hombre salaz, libidinoso y lúbrico. Cierta noche llevó a Dulciflor, ingenua chica, al solitario paraje conocido con el nombre de El Ensalivadero, acogimiento nocturno de parejitas amorosas. Ahí el concupiscente galán se excedió en su erotismo. Dulciflor lo detuvo. “No hagas eso, Afrodisio –le pidió–. Fumas mucho, y me…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“Hay dos misterios imposibles de descifrar, sobrino. Uno de ellos, el menos importante, es el origen del universo. Su origen original, quiero decir; el primero, primerísimo; el anterior a la materia, a la energía; el anterior a todo, menos a ese principio primigenio. El otro enigma indescifrable, el que verdaderamente importa, es la mujer. Las…