De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

El joven párroco observaba que la cera del altar desaparecía misteriosamente. Llamó al sacristán al confesonario, y ahí le preguntó: “¿Quién se está robando las velas del altar?”. “Perdone, padre –dijo el rapacirios–, pero no lo escucho bien”. “No te hagas tonto –replicó el cura–. Yo te oigo perfectamente”. “Pero yo no lo escucho a…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Facilda tenía una semana de casada cuando empezó a presentar síntomas propios de un embarazo de seis meses. Su ingenuo marido, un joven trincapiñones de nombre Candidito, le dijo atribulado: “Siento pena por tus náuseas y mareos”. “No te apenes –lo tranquilizó ella–. Tú no tienes la culpa”. Pepito parecía no coordinar bien sus movimientos,…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Él era viudo; ella quedada. En aquel tiempo una mujer que a los 25 años no se había casado recibía ese nombre despectivo: quedada. La cortejó discretamente, pues él andaba ya por los 60 y ella pasaba de los 40 ya. Luego la pidió en matrimonio a su hermano mayor, porque el padre de la…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Me gustan los bellos pecados de la vida, como es la gula, como era la lujuria. En este último renglón, el deleitoso campo de la sexualidad, he sido y soy placenteramente heterosexual. En la mujer he hallado siempre, como dice Ramón López Velarde, el barro para mi barro y el azul para mi cielo. Eso…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

Don Acisclo, hacendado dineroso, cifraba su mayor orgullo en un semental porcino que tenía al que puso por nombre El Vencedor, pues siempre ganaba el primer premio en las ferias comarcanas. Todos los hacendados convecinos se lo envidiaban, porque el cerdo de don Acisclo era alto y robusto, abundante lo mismo en músculo que en…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Joven y guapo era el nuevo párroco del pueblo. Igualmente en flor de edad y bella era Tetina, una de sus feligresas. Cierto día la curvilínea moza fue a confesarse con el apuesto cura. Le dijo: “Padre: temo irme al infierno”. “¿Por qué?” -se sorprendió el confesor. Respondió Tetina: “Estoy perdidamente enamorada de usted, y…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Una mujer llamada Planicia era tábula rasa en la región torácica. Quiero decir que carecía de tetamen. Eso era motivo de frustración para su esposo Salacino, quien en sus fantasías eróticas se veía disfrutando con manos y boca de un cálido y ebúrneo busto. Cierto día el tipo halló una lámpara y la frotó. Se…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

La joven madre le puso a su hija un nombre muy extraño: Cicatriz. Explicaba: “Fue lo que me quedó de una caída”. Un ebrio se plantó en medio de la cantina y dijo con acento retador ante la concurrencia: “De ahí hasta acá todos los presentes son pendejos. Y de acá hasta allá todos son…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Este amigo mío es escritor. Vive de las palabras en la misma forma que otros hombres viven de las mujeres. Las acaricia a veces, y otras las insulta y maltrata cuando se le rebelan. Como es escritor me dice cosas que no entiendo. Por ejemplo, que no es dueño de lo que escribe; que con…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

CIUDAD DE MÉXICO. Aquella noche londinense era de las más frías del invierno. Sin embargo en la sala de lectura del Saint Hubert Club reinaba un grato calorcillo, pues en la chimenea ardía la leña. Uno de los socios se acercó y se puso de espaldas a las llamas a fin de calentar su parte…

De Política y Cosas Peores

Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, yacía en una cama de hospital vendado de pies a cabeza igual que momia egipcia. Fue a visitarlo su amigo Libidiano, y Afrodisio le dijo con voz feble: “Estoy aquí por mis creencias”. Preguntó el visitante: “¿Por qué por tus creencias?”. Explicó el lacerado: “Creí…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

En este momento son las 4 de la mañana. Me fui a la cama a las 12 de la noche, y dentro de media hora debo salir al aeropuerto para tomar un vuelo piyamero. Y aquí me tienen, escribiendo lo que quizá nadie leerá. Estoy desvelado y desmañanado al mismo tiempo. Siento palpitaciones en el…