De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Te llamé porque quiero confesarme contigo. No te rías. Ya sé que yo soy cura y tú no lo eres, pero necesito que me oigas en confesión. A nadie más puedo decirle lo que te diré. Decírtelo me costará mucho trabajo. Casi me estoy arrepintiendo ya de haberte hecho venir. Lo que sucede es que…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

¡Qué tiempos éstos! Tres niñitas, una de 6 años, otra de 7 y la tercera de 8, estaban jugando en la calle. La más pequeña se asomó a una ventana y en seguida llamó a las otras: “¡Vengan a ver! ¡El señor y la señora de la casa se están peleando!”. Acudieron ellas, y la…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

Babalucas contrajo matrimonio. Ninguna experiencia tenía en el amor, de modo que su flamante mujercita se vio obligada a darle las instrucciones del caso. En el momento debido empezó a decirle: “Hacia adelante. Hacia atrás. Hacia adelante. Hacia atrás”. Le dijo muy molesto Babalucas: “Ya decídete, ¿no?”. Nalguiria, la hija de don Leovigildo, fue a…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

La mamá de Susiflor tenía un gran sentido práctico. Le aconsejó a su hija soltera: “Si vas a hacer el sexo ten cuidado. Toma medidas”. Se refería a las que sirven para prevenir un embarazo no deseado. Semanas después la muchacha le informó a su madre que estaba teniendo sexo. Le preguntó la señora: “Y…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

“Soy pederasta, bisexual, onanista y sadomasoquista; practico el bestialismo, el voyeurismo, el fetichismo y el exhibicionismo; me gusta trasvestirme; poseo inclinaciones incestuosas, coprofílicas y necrofílicas. Se lo digo porque tengo un problema para llenar la solicitud de empleo”. El jefe de personal quedó estupefacto al escuchar esa tremenda relación que le hizo un individuo en…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Llegó a su fin el trance de amor erótico en el Motel Kamagua. El galán, invadido por la dulce languidez que sigue al deseo bien cumplido, quedó de espaldas en el lecho, reconciliado con el mundo, agradecido con la vida y olvidado de todo, incluso de sí mismo. Lo sacó de ese nirvana una súbita…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

No sé si te he contado de mi tío Felipe. Era primo de mi padre. Los dos se querían bien, aunque había entre ellos grandes diferencias. Mi padre era católico cristiano –más cristiano, estoy cierto, que católico–, en tanto que Felipe se declaraba “ateo, pero sin exagerar”. Mi padre era hombre metódico, formal; en toda…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Elmar, lleno de urgencias masculinas, le pidió un beso a Colchona. “¿Cómo te atreves a pedirme eso? –se indignó ella–. Soy una mujer casada. ¡Ni siquiera debería estar follando contigo!”. Hoganio, ávido golfista, fue a un hotel de lujo a la orilla de la playa y que tenía campo de golf. Grande fue su decepción…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

El padre Arsilio estaba confesando. Llegó una voluptuosa morena de esculturales formas, bien puesta de pitones, si me es permitido ese símil tauromáquico, y dueña de exuberante nalgatorio. “Acúsome, padre –dijo–, de que cuando veo a un hombre, cualquier hombre, siento el deseo de que me haga el amor tres veces seguidas”. “Hija –suspiró el…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Don Usurino Matatías, el avaro del pueblo, estaba agonizando. Su esposa, rodeada de los hijos, oía sus últimas disposiciones. “El señor Credicio me debe 10 mil pesos” -les informó el cutre con voz que apenas se escuchaba. Exclamó la señora: “¡Tomen nota, hijos; tomen nota!”. Prosigió penosamente el agonizante: “Don Avidio me debe 5 mil…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

El joven párroco observaba que la cera del altar desaparecía misteriosamente. Llamó al sacristán al confesonario, y ahí le preguntó: “¿Quién se está robando las velas del altar?”. “Perdone, padre –dijo el rapacirios–, pero no lo escucho bien”. “No te hagas tonto –replicó el cura–. Yo te oigo perfectamente”. “Pero yo no lo escucho a…

De Política y Cosas Peores

ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Facilda tenía una semana de casada cuando empezó a presentar síntomas propios de un embarazo de seis meses. Su ingenuo marido, un joven trincapiñones de nombre Candidito, le dijo atribulado: “Siento pena por tus náuseas y mareos”. “No te apenes –lo tranquilizó ella–. Tú no tienes la culpa”. Pepito parecía no coordinar bien sus movimientos,…