De políticas y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Dos señoras que no se conocían entre sí entablaron conversación en una banca del centro comercial. Ambas tenían que esperar a que se les enfriaran sus tarjetas de crédito. Dijo una: “Mi esposo es tocólogo”. Declaró la otra: “El mío es meteorólogo”. “¡Qué afortunada eres! –exclamó la primera–. Tu marido no deja las cosas empezadas”….

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Unos recién casados llegaron al hotel donde pasarían su noche de bodas. El botones que los acompañó a su habitación se intrigó al oír que el novio decía una y otra vez: “PC”, en tanto que la novia contestaba: “No. PD”. Repetía él: “Te digo que PC”. “No –volvía a negar ella–. PD”. Ya que…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Una de las profesiones más difíciles del mundo, a más de las de neurocirujano, astronauta de la NASA y físico nuclear, es la de peluquero. Mi amigo Gino Marco, a quien conocí en Nueva York cuando él cursaba estudios en Columbia y yo hacía mis prácticas de periodismo en la revista Look, se hizo barbero…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“Querida Doctora Corazón: ¿por qué siempre que mi esposo me hace el amor cierra los ojos? Atentamente, Picia”. “Estimada Picia: Para responder a tu pregunta necesito que me envíes una fotografía tuya”. En el aeropuerto del lugar donde vive Babalucas hay un letrero: “No les echen semillitas. Bajan solos”. El jefe revolucionario cayó en manos…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

Llorosa, tribulada, gemebunda, Dulciflor le anunció a su mamá: “Estoy embarazada”. La señora reaccionó pronunciando una jaculatoria de su tiempo: “¡Mano Poderosa!”. Los cinco dedos de la mano a que alude esa pía invocación simbolizan a la Sagrada Familia: Jesús, José y María, y a los ancianos padres de la Virgen: señora Santa Ana y…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“¿Con qué frecuencia hace usted el amor?”. Eso le preguntó el doctor Ken Hosanna al maduro caballero en quien advirtió síntomas de lo que en francés se llama surmenage, vale decir agotamiento físico y mental. Respondió el paciente: “Hago el amor cuatro veces al año. Cinco, en los años buenos”. El facultativo tuvo que reprimir…

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre
Armando Fuentes Aguirre

La señorita Peripalda era dueña de un perico. El maldecido loro acostumbraba salirse de su jaula e ir al corral de las gallinas a saciar en ellas sus rijos de libídine. Eso mortificaba mucho a la piadosa catequista, tanto que un día le dijo al lujurioso pájaro: “Si sigues abusando de mis gallinitas te desplumaré…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“¡Más de 50 coristas!”. Atraído por ese llamativo anuncio don Tirilito entró al teatro. Poco después salió muy enojado. Le reclamó enojado al taquillero: “Sí, son más de 50 coristas, pero son coristas de más de 50”. El agente de la aseguradora trataba de convencer al difícil cliente de que comprara un seguro de vida….

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Esta librería es una hermosa librería. Si yo pudiera viviría dentro de ella. Se llama “El desván de don Quijote”. Don Quijote, ya lo sabemos, tenía perdida la razón. La razón de ser, quiero decir. Su vida consistía en esperar la muerte. Pegado a la tierra, se iba a volver tierra. De él no iba…

De políticas y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Mal anda la política, y los partidos políticos peor. Hablo de Timbuctú, claro, no de México. A modo de protesta por lo que sucede en ese remoto sitio hoy no orientaré a la República; me limitaré a narrar un infame chascarrillo. Cierto sujeto llamado Camelino Patané había perdido un dedo en un accidente, por eso…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

Un rudo vaquero llamado Iro Nass iba cabalgando por las vastas planicies texanas. Se dirigía a Pecos, pues ahí vivía su novia Daisy Lou. De pronto oyó gemidos lastimeros. Quien se quejaba era una anciana apache. Los suyos la habían abandonado y estaba a punto de fenecer de hambre y de sed. Nass era hombre…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Una mujer llamada Facilda Lasestas fue a confesarse. El padre Arsilio le preguntó: “¿Le eres fiel a tu marido?”. “Sí, señor cura –respondió ella–. Frecuentemente”. Pirulina, muchacha pizpireta, le dijo al guapo joven a quien acababa de conocer: “Quiero saber todo de ti, Pepo. Háblame de tus ideales, de tus sueños, de tus ilusiones, de…