De política y cosas peores

“Acúsome, padre, de que anoche le hice el amor tres veces seguidas a una mujer que no es mi esposa”. Así le dijo don Vetulio, señor de edad madura, al padre Arsilio. Prescribió el buen sacerdote: “De penitencia rezarás tres rosarios, uno por cada una de las adulterinas acciones que llevaste a cabo”. A don…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Llegó una linda chica a la farmacia y le pidió a la dependienta: “Dame una caja de toallas sanitarias”. En seguida alzó los ojos al cielo y exclamó: “¡Gracias, Dios mío!”. (No le entendí). En la clase de catecismo la señorita Peripalda les habló a los niños acerca del demonio. Al término de la lección…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

De Rubén Moreira, gobernador de Coahuila, podrán decirse muchas cosas. Se puede hablar de su autoritarismo; de la corrupción que en su gobierno ha permitido y no ha castigado; del encono con que persigue a quienes osan oponerse a su proyecto político, entre los cuales modestamente yo me cuento. Nadie, sin embargo podrá negarle un…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Este hombre se llama Santos Flores. Su apelativo y traza son los de un personaje de Borges. Poeta de pueblo, es repentista. Quiero decir que improvisa sus versos. Los hace como si los sacara de la nada. Este otro hombre no es un hombre cualquiera. Es un señor. Un señor es un hombre que está…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Para unos fue un héroe; para otros un sátrapa. Desnudo de propagandas y de mitos Fidel Castro queda en lo que llanamente fue: un dictador. En nombre de la libertad encabezó una revolución, y luego arrebató la libertad a su pueblo. Tras derrocar a una dictadura estableció la suya, aún más opresiva. Sacó a Cuba…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

Doña Prolicia era madre de 15 hijos. Acudió a la consulta de su ginecólogo, el doctor Wetnose, y le pidió encarecidamente que le diera algo para ya no tener más. “Señora –la reprendió el facultativo–, desde que dio a luz a su décimo hijo me ha pedido lo mismo. He puesto en práctica con usted…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Donald Trump empieza a patrasearse, a recular, a incumplir algunas de sus promesas de campaña. La primera amenaza que retira es la de encarcelar a Hillary Clinton. “Eso –declaró– dividiría profundamente a la nación”. En esto veo una tímida lucecita de esperanza: quizá el magnate moderará como presidente las desmesuras en que incurrió como candidato….

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Doña Jodoncia fue a visitar a su hija casada. El yerno le preguntó: “¿Va a meterse en la tina de baño, suegra?”. A la señora le sorprendió la pregunta: “¿Meterme en la tina de baño? –preguntó extrañada–. ¿Por qué?”. Respondió el yerno: “Como se mete en todo.”. Don Astasio llegó a su casa, y como…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“¿Está caliente?”. Eso le preguntó don Algón a su nueva secretaria cuando la curvilínea chica le llevó el café. “No, señor –respondió la muchacha–. Pero puedo calentarme rápidamente”. Don Martiriano le contó entre risas a doña Jodoncia, su mujer: “Tuvimos en la oficina una junta muy divertida. Se trataba de ver quién va a llevar…

De política y cosas peores

“Compadre: sospecho que no sabe usted hacerle el amor a una mujer”. Así le dijo Hornacio a su compadre Pitorraudo. “Si sé, compadre –lo contradijo éste–. Y si no me lo cree pregúntele a mi comadre”. Don Poseidón, granjero acomodado, y su esposa doña Holofernes eran padres de una hija a quien la naturaleza regateó…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

“La verdad, mi amor, no me gusta esta comida comprada. Toda me sabe a engrudo o a cartón. Comida buena la que me hacías tú cuando cocinabas. No olvido aquellos chiles en nogada, y tu pozole, y tu pescado a la veracruzana, y tu pavo, tu bacalao y tus romeritos de la Navidad. Hasta los…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

El acto de amor entre Lisbel, muchacha sin ciencia de la vida, y Afrodisio, hombre salaz, terminó en un grandioso orgasmo simultáneo. Los dos amantes quedaron tendidos de espaldas en el lecho, poseídos por esa dulce languidez que invade el cuerpo –y el alma– de quienes han gozado a plenitud la entrega. “¡Qué hermoso fue…