De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

El viejecito y la ancianita conversaban. Dijo él: “A veces pienso, Veterina, que Dios se equivocó en algunas cosas”. “¿Por qué supones eso, Gerontino?” -se extrañó ella. Explicó él: “Debió haber hecho que tuviéramos los bebés a los 80 años. A esa edad de cualquier modo tienes que levantarte cada tres horas”. Hay maridos de…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Don Apoteco, farmacéutico, fue al banco y dejó la farmacia a cargo de su hijo mayor, Apotequito. Le recomendó que atendiera solamente los pedidos acompañados de receta; los otros ya los vería él a su regreso. Mas sucedió que un hombre llegó poseído por gana irrefrenable de rendir un tributo mayor a la Naturaleza, y…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Don Augurio Malsinado, hombre a quien adversa fortuna persigue con encono, supo que aquel día no iba a ser su día. ¿Por qué lo supo? Porque al salir de su casa pisó una caca de perro. El ominoso vaticinio se cumplió, en efecto. ¿Cómo no iba a cumplirse si hasta en su nombre lleva el…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, se jactaba de dominar todas las técnicas eróticas, lo mismo orales que genitales, igual digitales que manuales, más otras de su propia invención tan exóticas y raras que no podían ser inscritas en ninguna de las categorías mencionadas. Cierta noche el salaz sujeto se vio…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

“¡Qué bien cantas, Melbina!”. “Y eso que tengo laringitis”. “¡Qué bien bailas, Melbina!”. “Y eso que tengo pies planos”. “¡Qué bien haces el amor, Melbina!”. “Y eso que tengo herpes”… El doctor Ken Hosanna salió de cacería muy temprano un domingo por la madrugada. En las afueras de la población se topó con don Arsilio,…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Dulciflor, joven soltera, le pidió a su padre que la acompañara a un dispensario. Ahí le anunció solemnemente que estaba en trance de volverlo abuelo. “¡Santo Cielo! –profirió el señor–. ¿Y por qué para decirme eso me trajiste a un dispensario?”. Respondió, humilde, Dulciflor: “Para que me dispenses”. Don Chinguetas y doña Macalota celebraron sus…

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre
Armando Fuentes Aguirre

¿Qué le sucedió a don Cornulio el día que llegó a su casa antes de lo acostumbrado? Le aconteció hallar a su mujer en la cama, sin ropa –sin ropa la mujer, digo, no la cama– y en actitud voluptuosa de Cleopatra, Olimpia o Maja Desnuda. No sólo eso: en el sillón que estaba al…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Con motivo del Día del Amor y la Amistad don Chinguetas le envió un gran ramo de flores a su esposa doña Macalota. Ella no tenía en mente la fecha, de modo que se preguntó: “¿Ahora qué chingaos habrá hecho este cabrón?”. Un head hunter o buscador de talentos estaba en la Ciudad de México…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Dulciflor, doncella núbil, estaba en vías de tomar estado. Quiero decir que se iba a casar. Importante institución es el matrimonio. Constituye el cimiento de la sociedad. Eso explica por qué actualmente la sociedad se mira tembleque y agrietada, como casa ruinosa con los cimientos quebrantados. Dice un antiguo dicho que el hombre se casa…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Quise mucho al tío Felipe. De él decía mi papá, su primo hermano: “Es un vivalavirgen”. Con eso quería significar que era un espíritu ligero. Tenía muchos oficios, y ninguno. Era comerciante y comisionista –al menos eso decía su tarjeta de presentación–, pero de pronto aparecía como empresario de espectáculos, y luego como tenedor de…

De política y cosas peores

Armando Fuentes
Armando Fuentes

Una joven mujer embarazada consultó a cierta adivinadora. Tras ver su bola de cristal la vidente le anunció: “Cuando nazca tu niño el padre de la criatura morirá”. “Sea por Dios –suspiró la consultante–. ¿Pero al menos mi esposo estará seguro?”. Avaricio Cenaoscuras estaba en el lecho de agonía. Llamó su hijo y con voz…

De política y cosas peores

ARMANDO FUENTES
ARMANDO FUENTES

Sir Mortimer Highrump, audaz explorador, iba por lo más profundo de la selva africana, ahí donde la mano del hombre jamás había puesto el pie. Fue enviado a ese remoto sitio por el London Times con el fin de que buscara al famoso doctor Dyingstone. El célebre facultativo, quien además de ser gran cirujano era…