Le cortan el cuello frente a su pequeña hija

ELIO LIRA
ELIO LIRA

Dicen que el llanto se escuchaba lejano. Entre el polvo que dejaban a su paso las trocas en el camino de terracería, donde se sentía apenas el sabor salado de la tristeza. En el lugar, una niña lloraba sin consuelo y enjugaba sus lágrimas con la manga sucia de su vestido, estaba hincada junto al…