Agencias
Agencias

México.- Los Gobiernos de Colombia, Guatemala y México, pidieron a la ONU revisar el enfoque mantenido hasta ahora por la comunidad internacional en materia de drogas, a fin de detener los flujos de dinero proveniente de este mercado ilícito.

Además, la revisión que «resulta inaplazable» debe realizarse con todo rigor y responsabilidad sobre bases científicas, con el fin de establecer políticas públicas eficaces en este ámbito.

Así lo demandaron en una carta dirigida al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y firmada por las Misiones Permanentes ante el organismo internacional de México, Luis Alfonso de Alba; Colombia, Nestor Osorio; y Guatemala, Gert Rosenthal.

También anexaron una declaratoria conjunta en seguimiento a las declaraciones que sobre este tema emitieran los mandatarios en el Debate General de la 67 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En esta declaratoria con 12 puntos distribuida por la cancillería mexicana, los tres países advierten que mientras no se detenga el flujo de recursos de consumidores de drogas y de armas hacia las organizaciones delictivas, estas continuarán amenazando a nuestras sociedades y gobiernos.

Asimismo, los Estados deben refrendar su compromiso de combatir con determinación y de acuerdo con el principio de responsabilidad compartida y diferenciada a los grupos criminales trasnacionales a través de mecanismos de cooperación internacional.

Señalaron que la ONU debe ejercer el liderazgo que le corresponde en este esfuerzo y conducir una reflexión que analice las opciones disponibles, incluyendo medidas regulatorias o de mercado, a fin de establecer un nuevo paradigma que impida el flujo de recursos hacia las organizaciones del crimen organizado.

En este sentido los Gobiernos de Colombia, Guatemala y México, invitaron a los Estados miembros de la ONU a emprender un proceso de consultas para hacer un balance de los alcances y limitaciones de la política vigente sobre la violencia que generan la producción, tráfico y consumo de drogas en el mundo.

«Consideramos que estos resultados deberían culminar en una conferencia internacional que permita tomar las decisiones necesarias a fin de dar mayor eficacia a las estrategias y los instrumentos con lo que la comunidad global hace frente al reto de las drogas y sus consecuencias», indicaron.

Al subrayar que el consumo de drogas ilícitas es un incentivo para las actividades de organizaciones criminales, los tres Gobiernos indicaron que a pesar de los esfuerzos emprendidos por décadas por la comunidad internacional se incrementa su consumo a nivel global, lo que genera cuantiosos ingresos para grupos criminales en el mundo.

Admitieron «que al contar con recursos financieros de enorme magnitud, las organizaciones de la delincuencia organizada trasnacional son capaces de penetrar y corromper las instituciones de los Estados».

Por tanto, se requieren medidas eficaces para evitar los flujos ilegales de armas hacia las organizaciones de delincuentes; además, de que los Estados deben intensificar sus esfuerzos para fortalecer las instituciones y políticas de cada país en la prevención y sanción del delito.

Asimismo en sus programas sociales en educación, salud, esparcimiento y empleo; así como la prevención y tratamiento de adicciones para preservar el tejido social, puntualizaron.


Los comentarios están cerrados.