Agencias
Agencias
sida

México.- De los casos de Sida y VIH acumulados en México, el de mujeres es el grupo poblacional con incremento más rápido en incidencia en los últimos años, informó el director del Programa de VIH/Sida y Derechos Humanos, Ricardo Hernández Forcada.

Al participar en el foro «VIH y Mujeres: distintas miradas, distintas realidades», el funcionario de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) advirtió una condición de vulnerabilidad de las mujeres respecto a la dinámica de enfermedad en México.

Refirió que en el país el VIH/Sida representa uno de los problemas más serios de salud pública, sobre todo si se considera que de las nuevas infecciones 50 por ciento corresponden a jóvenes entre 12 a 24 años.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Perinatología, si bien el predominio de la infección es en el género masculino, las mujeres representan además el único grupo con aumento en la mortalidad en las últimas décadas, advirtió.

Hernández Forcada recalcó que esa circunstancia es muy seria, pues aunque los antirretrovirales tienen un efecto muy importante en prevenir que la infección avance hacia el síndrome, la mortalidad sigue manteniéndose en el nivel inaceptable de 4.6 por cada 100 mil habitantes.

«Las causas del incremento son conocidas, particularmente aquellas que atañen al género, que las vulnerabiliza, debido a que en muchas ocasiones ellas no pueden tomar decisiones con respecto a su salud, a su sexualidad y a decidir sobre el uso del condón», abundó.

A ello se suma el poco e inequitativo acceso a los servicios de salud, además del insuficiente conocimiento e incumplimiento que personal de salud hace de la Norma Oficial 010, que establece «la obligación de ofrecer la prueba de detección de anticuerpos a toda mujer embarazada».

Indicó que de acuerdo con el Centro Nacional para la Prevención y el control del VIH/Sida (Censida), en menores de cero a cuatro años de edad, en 2011 se observaron 567 casos de Sida; en 2012 registró 590 y en lo que va de este año van 567 casos.

En su oportunidad, Hilda Téllez Lino, directora adjunta de Quejas y Reclamaciones del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), dijo que según la Encuesta Nacional sobre Discriminación hecha por ese organismo, tres de cada 10 personas afirman que no estarían dispuestas a vivir con alguien que esté infectado de VIH.

«Las mujeres que son portadoras del VIH o que están enfermas de Sida, son fuertemente discriminadas por el miedo al contagio y porque se cargan de una serie de prejuicios asociados a la actividad sexual, lo que les causa una alta marginación y les impide desempeñarse plenamente en el trabajo, tener acceso a los servicios de salud y vincularse libremente con amigos y familiares», manifestó.

Lamentó que a pesar de las campañas informativas para concientizar sobre la enfermedad, los prejuicios siguen impidiendo a las personas portadoras gozar de sus derechos fundamentales, colocándolas en una situación de desventaja con relación al resto de la población.

Recordó que cifras del Censida indican que en México hay 28 mil 163 mujeres que viven con VIH, la mayoría de ellas fueron infectadas por sus parejas.


Nuestros lectores comentan