Víctor Martínez | ntrzacatecas.com
Víctor Martínez | ntrzacatecas.com
sama

Zacatecas.- Fabiola Rivera Salinas, titular de la Secretaría del Agua y Medio Ambiente (SAMA), aseguró que la empresa constructora ya resolvió el problema de falta de electricidad en la planta Osiris, por lo cual desde hace unos días volvió a operar.

Estas declaraciones se dan a casi un mes de que el diputado perredista Juan Carlos Regis Adame hiciera un recorrido por la planta de tratamiento de aguas residuales y constatara la falta de energía.

Tras la visita guiada que encabezó la funcionaria estatal por el lugar la mañana de este lunes, explicó a legisladores locales que ya trabaja el cárcamo de bombeo de agua cruda, el reactor biológico 2 y la unidad de rayos ultravioleta, donde termina el proceso de limpieza.

Añadió que la falla fue resuelta desde hace unos días por la empresa que lleva por nombre Artemio Félix Berumen, pues si bien la obra fue entregada hace siete meses, aquélla debe garantizar el funcionamiento adecuado del equipo por un año.

De ahí que Fabiola Rivera descartara un alto a las operaciones de la unidad de saneamiento, pues ello sólo ocurrió mientras se resolvía el problema eléctrico.

“Hay una garantía que la empresa está respaldando y todo lo que acontezca durante el tiempo que dure es la responsable (de resolver los desperfectos); nosotros sólo tenemos que avisarles este problema energético y deben resolverlo”, aclaró Amado del Muro Escareño, titular de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (JIAPAZ).

A su vez, el representante de la empresa, Juan García, comentó que el problema se debió a una variación de voltaje, lo que derivó en un alto al tratamiento del agua una vez que fueron afectados los equipos; “vamos a estar aquí hasta que la planta opere de manera óptima”, añadió.

La titular de la SAMA también explicó en qué porcentaje opera la planta de tratamiento de aguas residuales.

“Falta la interconexión del Arroyo de la Plata, porque tiene que ser gradual; una vez estabilizados los dos trenes de tratamiento, se hará esa interconexión que trae el total del agua. La planta está planeada para 600 litros por segundo”, explicó.

“Ahorita se tiene, en físico, 458 litros o más, lo que se puede corroborar”, afirmó la funcionaria, tras considerar en tres años, como máximo, podría alcanzarse la meta referida.

El siete de febrero, el diputado Juan Carlos Regis Adame indicó que solamente funcionaba un tren de carga, por el que apenas corrían 120 litros por segundo.

Amado del Muro Escareño, consideró que a finales de junio podrían ser conectados los demás colectores de aguas negras.

Así finalmente la unidad sanearía 600 litros por segundo, pero falta la obra de interconexión de los colectores, la cual calificó como “pequeña”; pese a ello, expuso que están en tiempo, pues la planta aún se encuentra en su primera etapa, la de estabilización.

En la segunda fase, enfatizó, se buscará la comercialización del agua para fines industriales o para el riego de cultivos.

Tras ser cuestionado sobre el costo de operación anual, se limitó a señalar que el tratamiento cuesta 1.05 pesos por litro, mismo que bajará cuando la planta Osiris opere al 100 por ciento.

El representante de la empresa Artemio Félix Berumen destacó que, si bien es la primera obra del rubro que ésta realiza, ha trabajado con sistemas similares mediante la reparación de equipo, como la planta Oriente, en Gómez Palacio, Durango.

 

Aclara disparidad de precios

Sobre la disparidad entre los costos de la planta Osiris, Fabiola Rivera Salinas explicó que se deben a que el plan original contemplaba un esquema de Proyectos para Prestación de Servicios (PPS) a 20 años.

Recordó que el manifiesto de impacto ambiental de 2007 establecía un precio de 157 millones a precio alzado (sin impuesto al valor agregado, IVA) para tratar 460 litros por segundo, lo que además de representar un contrato “ventajoso” hacia la empresa, no garantizaba que se mantuviera el precio de la construcción de decidirse otro procedimiento.

Además, dijo, se pagaría una renta mensual de aproximadamente un millón de pesos durante 20 años.

De ahí que se optó por hacer una obra con fondos estatales, cuyo costo es poco mayor a los 257 millones de pesos.

Incluso, la titular de la SAMA sostuvo que no hay temor en que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) audite la obra, tal como ya lo hizo la Secretaría de la Función Pública en marzo de 2013.


Los comentarios están cerrados.