Saúl Ortega| ntrzacatecas.com
Saúl Ortega| ntrzacatecas.com
POLICÍAS SI

Este lunes comenzó, en Guadalupe, la depuración de los elementos policiacos que reprobaron los exámenes de control de confianza.

El presidente municipal Roberto Luévano Ruiz confirmó que hasta ayer por la noche habían sido notificados 77de los 120uniformados que deben ser dados de baja de la corporación antes del 29 de octubre, fecha en que vence el plazo para concluir este proceso.

Los avisos fueron entregados por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y entrarán en vigor a partir del miércoles.

Por elmomento, losagentes dejarán de desempeñarse como servidores públicos en esta demarcación.

La depuración comenzó alrededor de las 9 horas, en las instalaciones de la Dirección de Seguridad Pública Municipal. Al lugar fueron convocados 50policías para que efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) realizaran una revisión de armamento.

Durante el operativo estuvieron presentes, además del personal de la Sedena, elementos de las policías Estatal Preventiva (PEP), Metropolitana (Metropol) yMinisterial.

Una vez ejecutada la revisión de las armas, la media centena depreventivos fue notificadade que sería dada de baja de la corporación; los 27 agentes restantes ya habían sido avisados de su despido con antelación.

Esta situación generó descontento entre los uniformados, quienes se dijeron engañados por los directivos; “en ningún momento nos notificaron que iban a dar de baja a 50 elementos;¿para esto necesitaron traer al Ejército, Policía Estatal, Metropol y la Procuraduría General de Justicia del Estado’”, reprochó uno de los inconformes.

Los agentes municipales, quienes pidieron el anonimato, lamentaron que, con esta baja, “no sólo son 50 elementos, son 50 familias a las que están afectando”.

Aseguraron que otros elementos que no aprobaron la evaluación recibieron la oferta de ser reubicados a otras áreas del ayuntamiento.

“No es posible que nos reprueben o aprueben con un polígrafo, pues una máquina no tiene más validez que la propia persona”, se quejaron los uniformados.

Al respecto, Luévano Ruiz informó que con aquellos uniformados que están en desacuerdo con firmar su liquidación “estamos sosteniendo pláticas para buscar un arreglo”.

Empero, no descartó que una vez expedidas las notificaciones, varios policías inicien un pleito legal, “por eso vamos a buscar agotar el diálogo para llegar a un acuerdo”.

Finalmente, reconoció que esta depuración pone en problemas al Municipio, pues quedan pocos elementos para realizar los rondines.

“Nos quedamos con una complicación, con 100 elementos para vigilar Guadalupe; pero con el Mando Único, la PEP y el Ejército vamos a cubrir las vacantes hasta que podamos regularizarnos”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.