FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.-Este miércoles, inició el 36 Congreso Internacional de Alcohólicos Anónimos (AA) con la participación de 3 mil personas; el evento se llevará a cabo del 25 al 29 de mayo, en el Palacio de Convenciones.

Por ser el primer día, se realizó una junta plenaria para dar la bienvenida y explicar a los asistentes las actividades del congreso, entre las que se encuentran 12 sesiones simultáneas durante los cuatro días del congreso.

Entre los temas se encuentran: ¿Cómo manejar la crisis?, Jóvenes dentro de Alcohólicos Anónimos, Orientación a nuevos miembros de A.A., entre otros.

Miguel A. B., integrante del comité organizador, recordó que, aproximadamente a los 12 años, fue su primer contacto con el alcohol; “lo probé por aceptación de las personas que se decían ser mis amigos”.

Relató que la sensación que le causó el alcohol fue una sensación de enamoramiento, de libertad y seguridad, pues ésta última la carecía por completo.

Al obtener seguridad mediante el consumo de bebidas embriagantes, agregó, decidió continuar con la ingesta de éstas a diario.

“Esto me provocó borracheras extremas todos los días y a todas horas, por lo que no llegaba a mi casa; por este motivo perdí la escuela. Después de esto, surgieron varias cosas que me hicieron darme cuenta que no quería ese tipo de vida”, explicó.

Miguel no se percató en el momento en el que se encontraba en el fondo de la situación, sin embargo, al pasar de los días estaba más convencido en que debía encontrar una salida, por lo que “a los 17 años, un día como se dice agarre mis cosas y entre en un centro A.A. que se encontraba cerca de la casa de mi abuela”.

Destacó que lo que le llamo la atención del centro al que acudió, fue que le dijeron que no iban a retenerlo y tampoco le pedirían alguna cuota para pagar los gastos de su estadía; “en A. A. todo es completamente gratis, y ahora con 28 años me encuentro sobrio”.

Miguel invitó a las personas que pasen por esta situación, a que acudan a los centros del estado, para que retomen el control de su vida.


Nuestros lectores comentan