LORENA GUTIÉRREZ | NTRZACATECAS.COM
LORENA GUTIÉRREZ | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Ante la falta de recursos económicos para concluir la obra del Centro Cultural Toma de Zacatecas el gobierno del estado pretende concesionarla para que los trabajos finalicen lo antes posible y, la operación del lugar, se sostenga con capital privado.

Éste es uno de los principales proyectos millonarios que impulsó el ex gobernador Miguel Alonso Reyes y que no concluyeron durante su administración, aunque lo inauguró unas horas antes de concluir su administración, con un concierto de la cantante Dulce y el tenor Fernando de la Mora, entre goteras, filtraciones de agua, áreas clausuradas por incumplimiento de medidas de seguridad, accesos a medias y sin la debida instalación eléctrica.

El ex mandatario colocó la primera piedra en febrero de 2015 y, en ese entonces, se presupuestaron 250 millones de pesos para la primera etapa, aunque se advirtió que en total se destinarían al menos 500 millones de pesos.

Según lo estimado, la carrera para finalizar la megaobra costaría otros 160 millones de pesos más; sin embargo, esta cantidad no se incluyó en el programa operativo de 2017 del gobierno del estado porque no es prioridad.

La conclusión de los dos contratos firmados para el proyecto causó que las fechas de entrega se recorrieran de julio a septiembre de 2016 y, después, hasta abril de 2017, con anuncios de avances que variaban en cada visita: de 95 por ciento se volvía a 90 y más tarde las labores retrocedían hasta representar 80 por ciento del total.

Hasta el momento, las cuentas de lo gastado en el edificio suman 340 millones de pesos, pero quedan pendientes por terminar en el interior, la escuela de la banda sinfónica, el equipamiento de la mecánica teatral y en los acabados, incluida la fachada del edificio, para la que se proyecta usar cancelería de cristal.

 


Los comentarios están cerrados.