ELENA DONAJI RAMÍREZ ALVARADO*
ELENA DONAJI RAMÍREZ ALVARADO*

El agua potable es esencial para la vida humana. Es el líquido más importante de la naturaleza sin el cual no podríamos vivir. El agua es fuente de vida y salud, su calidad está íntimamente relacionada con el nivel de vida y con el nivel sanitario de un país y un estado.

Existen diferentes conflictos por los cuales el agua no está llegando a los hogares de los guadalupenses y zacatecanos, en particular la Zona Conurbada Zacatecas-Guadalupe (ZCZG). Uno de los factores más importantes es el crecimiento poblacional, que se ha presentado en los últimos treinta años. Algunos otros son: la ausencia de lluvia que favorezca el llenado de los mantos acuíferos, el desperdicio o uso indebido del vital líquido, la suspensión del servicio por falta de pago de los usuarios, el mal aprovechamiento en el sector agrícola, el establecimiento de industrias y compañías que consumen grandes cantidades de agua y la mala administración en el Sistema de Agua Potable.

Crecimiento poblacional. La Primera Ley de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas, decretada para 1986, daba servicio a mucha menos población de la que se tiene ahora, tan sólo la Zona Metropolitana Zacatecas-Guadalupe tiene una población de 261,000 habitantes y un ritmo de crecimiento poblacional que superó el total estatal, de manera que su participación en el monto demográfico se elevó de 27.5% en 1990 a 34.3% en 2010. El municipio de Guadalupe es el que registra el mayor proceso de urbanización, lo cual se relaciona con la conurbación de la localidad de Guadalupe con la de Zacatecas, constituyéndose de esta forma la primera zona metropolitana estatal. Realmente, el alto crecimiento demográfico que caracteriza al municipio es el experimentado por la localidad de Guadalupe, cuya población entre 1980 y 2010 pasa de 25,395 a 124,623 habitantes, esto es, casi se multiplica por cinco veces. Si esta localidad continúa creciendo con la intensidad que lo hizo entre 2005 y 2010, 5% promedio anual, para 2024 tendríamos que construir otro Guadalupe con todas sus implicaciones: viviendas (más de 31,000), empleos (alrededor de 33,000), transporte urbano y otras como la disposición de Servicios de Agua Potable para hacer frente a una población de 250,000 habitantes, lo doble que en 2010.

Por todo ello, es importante impulsar programas orientados al ahorro del agua y a aumentar la capacidad de la recarga de los acuíferos. Además, con programas de apoyo por parte del gobierno, podría vislumbrarse una solución inicial. Jiapaz, por su parte, está buscando financiamiento del Banco Mundial para la rehabilitación de redes de distribución primaria, líneas de alimentación, tanques y válvulas; la construcción de sistemas de conducción de aguas pluviales, y un proyecto de captación de agua pluvial en terrenos agrícolas. Por otra parte, existe la posibilidad (urgente) de utilizar otro tipo de energías alternativas que coadyuven en el rebombeo de agua a diferentes profundidades y facilitar su conducción. Los sistemas de captación de agua pluvial en los hogares podrían ayudar a ser más autosuficientes durante una tercer parte del año. Aunque los zacatecanos y guadalupenses con pocos ingresos no van a invertir en la construcción de techos y cisternas para capturar lluvias, es aquí donde podría brindárseles un incentivo económico para su construcción. Además de campañas permanentes de concientización de uso de adecuado de agua, en los diferentes medios informativos y redes sociales.

Estas iniciativas son bienvenidas, pero existen problemas de trasfondo. Para empezar, no se sabe bien cuánta agua se extrae de los acuíferos. Las cifras sobre el déficit de los acuíferos sólo son aproximaciones. Sin embargo, hasta el 50 por ciento de los usuarios que tienen concesiones de Conagua en Zacatecas no cuenta con medidor, pagando sólo un mínimo y no el agua que realmente consumen.

Analizando lo anterior, es muy importante tomar medidas para que en un futuro cercano sigamos disponiendo del vital líquido, además se deben realizar más estudios sobre la pertinencia de empresas que consumen grandes cantidades de agua a cambio de fuentes de empleo (algunos mal remunerados y sin las prestaciones sociales de ley).

Finalmente, cabría preguntarse si es éticamente correcto, por parte del estado, el plantear alternativas como la construcción de nuevas presas que finalmente serán cargadas a los ciudadanos, ya sea mediante un endeudamiento a mediano o largo plazo que pagarán las futuras generaciones o bien incrementando los costos mensuales que se pagan mediante los recibos, contrastando con las concesiones otorgadas a las grandes empresas a las que se les libera de impuestos y consumen enormes cantidades de agua para beneficio propio y con fines de lucro.

 

*Invitada por el Consejo Estatal de Bioética


Nuestros lectores comentan

  1. Ismael Riaño Gutiérrez

    Hemos trabajado 13 años por la supervivencia de la tierra, nuestra meta está, en reducir el desperdicio en un 80% del AGUA POTABLE y evitar que un cabello vaya a las aguas residuales, eso sí, nuestra cultura deberá cambiar, lo invitamos a subirse en este propósito. visite la página http://www.grajes.com
    Nuestras válvulas tienen 7 años en el mercado. Producto con Patente en Colombia y USA.
    «NO ES IMPOSIBLE, NO ES DIFÍCIL, ES TOTALMENTE POSIBLE Y NADA DIFÍCIL»
    ISHERIGU
    SE BUSCA EMPRESA QUE QUIERA PRODUCIR O FABRICAR NUESTROS PRODUCTOS
    Países que no comprendan COLOMBIA y USA que quieran producir el producto están autorizados, esta fue una invención Divina y un desarrollo para el Mundo entero, es una necesidad obligante el “USO RACIONAL DEL AGUA”.
    Para ahorrar agua ya no hay que inventar más, utilicemos el tiempo en buscar alternativas en otras necesidades.