LORENA GUTIÉRREZ/NTRZACATECAS.COM
LORENA GUTIÉRREZ/NTRZACATECAS.COM

Seis de cada 10 mujeres en Zacatecas han sido violentadas a lo largo de su vida, siendo las jóvenes las más vulnerables. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) difundió los datos más recientes sobre el tema este jueves, a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

De acuerdo con la información, el problema se ha agravado de manera considerable en el estado. Las cifras son contundentes: 2016 fue el lapso en que más se mató a mujeres en las últimas tres décadas.

La cifra creció de manera exponencial en tan sólo un año. De 24 víctimas en 2015, el número se multiplicó hasta 80 para el período que compartieron las administraciones de Miguel Alonso Reyes y Alejandro Tello Cristerna. Esto significa que al menos siete mujeres fueron asesinadas cada mes.

El panorama empeora al considerar que el riesgo de morir de esta manera en Zacatecas aumenta para las más jóvenes, pues más de la mitad de víctimas del año pasado fueron menores de 30 años.

Según el Inegi, la edad es un factor determinante, pues entre 18 y 24 años “se les atribuye un ‘mayor valor social’ porque son vistas en esta etapa de sus vidas como objetos sexuales y de capacidad reproductiva para los hombres”.

En la encuesta, un gran número de mujeres afirmó ser víctima de agresiones de tipo sexual, es decir que se les sometió a intimidaciones, hostigamiento, acoso o abuso, desde señalamientos obscenos, persecuciones, propuestas indecorosas y toqueteos, hasta violaciones.

Sin embargo, éste no es el principal modelo de ataque. En Zacatecas, las principales formas de violencia contra las mujeres son la emocional, en primer lugar; sexual, en segundo, y física, en tercero.

“Se observa que este es un problema de gran dimensión y una práctica social extendida en toda la entidad, puesto que 59 de cada cien mujeres de 15 años y más ha experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea emocional, física, sexual, económica, patrimonial o discriminación laboral”, se amplía en el boletín del Inegi.

Estas cifras representan que existen 348 mil 302 víctimas de este flagelo y el peligro se encuentra en casi todas partes: “están sometidas a agresiones múltiples, que se ejercen por muy diversos agresores, desde los más cercanos hasta por extraños o ajenos a su espacio y relaciones cercanas”.

Más de 43 por ciento sufrieron ataques en lugares públicos, ya sea por compañeros de la escuela o del trabajo, maestros, autoridades o patrones, familiares, amigos o desconocidos, y la estadística no disminuye en el caso la pareja, pues 42 por ciento de las mujeres ha enfrentado agresiones dentro de su relación.

Al igual que en el caso de los asesinatos, para quienes tienen una relación, la vulnerabilidad se dispara a menor edad: siete de cada 10 jóvenes de 18 a 19 años ha padecido al menos un episodio de abuso por parte de su acompañante.

Las cifras del Inegi revelan que la unión en pareja de mujeres en edad temprana limita su desarrollo. Esta condición constituye un obstáculo para su autonomía, cierra sus oportunidades, las opciones para continuar su formación y perpetua los patrones de género que confinan a este sector a papeles de esposa, madre o cuidadora.

Otro de los factores que atañen a las relaciones personales de las mujeres tiene que ver con el número de parejas: las violentadas son más si se han unido dos o más veces que aquellas que sólo han tenido una relación.

 

 

EN RECUADRO

 

¿Qué es la violencia feminicida?

Es el extremo de la agresión, la culminación de múltiples formas de violencia de género hacia las mujeres que atentan contra sus derechos humanos y las conducen a variadas formas de muerte violenta, toleradas por la sociedad y el Estado.

Con saña

Los datos muestran que las mujeres son asesinadas con mayor violencia y ensañamiento, pues se usan medios que producen mayor dolor, prolongan su sufrimiento antes de morir y que sobre todo conllevan la aplicación de la fuerza corporal para someterlas.


Los comentarios están cerrados.