DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Debido a las bajas temperaturas registradas en la región que comprende Cañitas de Felipe Pescador, Villa de Cos y Río Grande, la Subsecretaría de Ganadería de la Secretaría del Campo (Secampo) dio a conocer que el sector pecuario quedó afectado por las pérdidas de nopal forrajero, de cuya magnitud no se ha levantado un censo; además de ésto, se detectó la presencia de la plaga del gusano blanco.

Felipe de Jesús Cabral Pulido, responsable de la dependencia, hizo hincapié en que “en cuestión ganadera ésto nos afecta, pero hay que decirlo: es una parte del estado de Zacatecas. Ante ésto, ya fuimos a la región en comento para revisar cómo estuvo la afectación por heladas. No obstante, es precipitado hablar de sequía aún, pero tenemos que estar al pendiente”.

Explicó que la plaga del gusano blanco provocó la descomposición de las pencas dejando sin nutrientes a la tierra.

“El frío hizo que se quemara y apareciera este gusano blanco; ahora, en dado caso, si hubiera subido un poco el termómetro, tal vez se hubiera salvado el nopal forrajero para los animales de campo”, describió.

Para solucionar los efectos de la emergencia por este insecto que afectó la producción de los agricultores y pudieran recuperarse para alimentar al ganado, recomendó a los poseedores de nopaleras “comprar un medicamento accesible al bolsillo en forma de emulsión”, siendo que para su aplicación se debe hacer una mezcla y distribuirla en el área afectada de la penca.

“Es como aplicar un cicatrizador al fruto o al nopal; además, si está más grave la afectación, entonces el agricultor puede fumigar con químicos no fuertes ni agresivos que poseen un bajo grado de concentración germicida y con eso quedaría a salvo”, planteó.

Ante la situación y conocimiento de la plaga, el funcionario estatal explicó que la mayoría de los productores cuenta con pólizas contratadas con seguros privados para “levantar” la producción y volver a replantar el nopal, con tal de que haya almacenaje de este tipo de forraje para el ganado.

“Recordemos que este tipo de fruto es inducido, es decir, no es silvestre, situación que nos afectó en la zona anteriormente descrita, dado que éste se utiliza para alimentar el ganado y aprovechar las tunas. Aún no tenemos la cuantificación de la pérdida con los agricultores y ganaderos, pero ya recorremos las zonas afectadas”, concluyó el funcionario.


Los comentarios están cerrados.