ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

GUADALUPE.- “Es lamentable que exista esa falta de respeto, en este caso no sólo a una infraestructura pública sino a una escultura con simbolismo nacional”, expresó Enrique Flores Mendoza, presidente municipal de Guadalupe, por los actos vandálicos que sufrió el busto de Benito Juárez, ubicado en el jardín que lleva su nombre.

Expuso que dañar o grafitear espacios son acciones que tienen que ver con la descomposición social y la falta de respeto y de tolerancia en la que algunas personas han caído, y que se realizan para afectar a terceros, por lo que pidió a la sociedad tener respeto por los espacios que son para todos.

Destacó que la corresponsabilidad ciudadana siempre ha sido uno de los tres ejes fundamentales del programa de Desarrollo Municipal en Guadalupe, además de ser imposible asumir la responsabilidad de tener todos y cada uno de los sectores vigilados permanentemente.

“Hago un llamado a la corresponsabilidad ciudadana, pues como lo expresó el Benemérito de las Américas: El respeto al derecho ajeno es la paz”, reiteró.

Por su parte, Arturo Luna Ramírez, director de la policía municipal, precisó que aún no se tienen ubicados responsables por este daño, y en este primer cuadro no se cuenta con cámara de seguridad.

Sentenció que el problema del grafiti no es un tema que se tenga detectado como recurrente en Guadalupe, pues refirió que “fue mera manifestación por las palabras que escribieron. Afortunadamente, hubo la oportunidad de limpiar ese monumento histórico, pero no tenemos problema en cuestión a grafiti”.

Una de las distintas actividades dentro del Programa de Prevención al Delito es impulsar y resaltar las habilidades de los jóvenes artistas. Entre ellas, entra la modalidad de grafiti artístico y se trabaja en proporcionar espacios para generar esta actividad y que no se dañen paredes de casas, negocios o monumentos.


Nuestros lectores comentan

  1. Es por la miserable y mediocre vigilancia que hacen las H Autoridades munecipales en calles, parques, mercados y zonas públicas de Guadalupe. Echarle la culpa a la «ciudadanía» es lo más fácil para los ineptos.