KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

Guadalupe López Marchant, titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ordenamiento Territorial (Seduvot), afirmó que la intervención en zonas inseguras mediante el urbanismo social es una de las estrategias más importantes para la prevención del delito.

Esta política pone instrumentos y recursos del urbanismo al servicio de las personas, quienes están en el centro de los planes a ejecutarse, en un esquema que prioriza la participación ciudadana, no sólo para optimizar su entorno, sino también para procurar ciudades sostenibles.

Además, es una vía que trasciende de la sola ordenación del territorio al impulso del desarrollo de todo fraccionamiento, colonia y barrio del municipio, sin importar su estrato económico; el objetivo: mejorar la calidad de vida de ésta y las generaciones siguientes.

El programa ya se aplica en Zacatecas. A tres meses de asumir el cargo, López Marchant enfatizó las expectativas de este componente para combatir la violencia en el estado, con lo que destaca la intervención de la dependencia que encabeza, hasta entonces dedicada a la escrituración de áreas irregulares.

La funcionaria explicó que el urbanismo social tiene antecedentes favorables en otros países de América Latina, donde se obtuvieron buenos resultados en la reducción de los índices de inseguridad.

Ejemplificó con casos en Chile y Colombia. Resaltó especialmente los logros en Medellín, distinguida por la delincuencia durante la década de los 90 y donde la recuperación de espacios abandonados, sobre todo marcados por la pobreza, tuvo efectos positivos en integración social, empleo, e incluso en el orgullo de sus habitantes.

López Marchant aseguró que cambiar el contexto de las personas influye en los comportamientos y, con estrategias como ésta, se demuestra una preocupación real por el bienestar, al ofrecer igualdad de condiciones para las distintas zonas de la demarcación.

Entre los factores para conseguirlo, mencionó un entorno cuidado, con servicios adecuados, donde se procure la movilidad a través de un transporte eficiente y se respetan las áreas verdes para la recreación, entre otros aspectos relacionados con el urbanismo.

Para toda la entidad

El programa que impulsa la Seduvot se aplica, por el momento, en las ciudades con mayor concentración de personas: empezó en Fresnillo, Zacatecas y Guadalupe, motivando la colaboración de cada alcaldía.

De acuerdo con la organización Semáforo Delictivo, que mide la incidencia de delitos en el país, con El Mineral en primer lugar, Guadalupe en segundo y la capital en tercero, estas tres demarcaciones concentran la mayoría de los hechos violentos registrados en toda la entidad.

La intención de la Seduvot es ampliar el esquema para llegar a los 58 municipios; sin embargo, hasta el momento ningún otro ayuntamiento solicitó añadirse.

Una de las principales complicaciones que enfrenta el plan es el presupuesto apretado. La Seduvot informó que dispone de una bolsa de 8 millones 500 mil pesos para la estrategia, que abarca ya 12 colonias.

Se requiere, no obstante, que los recursos aumenten. En cada una de estas zonas de intervención se debe aplicar un mínimo de un millón de pesos, para continuar los trabajos y que los cambios sean notables para los habitantes.

López Marchant puntualizó que el programa llega a las calles de la mano de los ciudadanos. Detalló que, en las llamadas marchas exploratorias, se caminan las vialidades de las colonias para detectar sus necesidades.

Durante el recorrido se levantan guías en las que se especifican el estado del alumbrado, de los árboles, el número de viviendas precarias, de lotes baldíos y las fincas en obra negra, que representan focos rojos de atención, por ser espacios propicios para la criminalidad.

La funcionaria argumentó que involucrar a la población es uno de los elementos más importantes, para que retome el espacio intervenido como propio.

“La urbanización social lo que implica es caminar mano a mano del ciudadano, en sus calles, para que manifiesten los lugares de riesgos y carencias de la misma.

Si sólo llegamos y pintamos una casa, como la ciudadanía no se siente involucrada ni parte del proyecto, deja que sea grafiteada; lo mismo sucede con las limpieza o reforestación, acciones que necesitan mantenimiento, participación, del ciudadano”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.