FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM

El director del Centro de Estudios Sociales y Jurídicos Sur de Europa y catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Jaén, en España, Gerardo Ruiz Rico, advirtió que la separación de poderes es necesaria para combatir la corrupción.

El funcionamiento de la justicia sobre la base de los principios constitucionales garantiza la independencia judicial y la imparcialidad que conforman, tanto el estatuto del juez como los principios organizacionales, del Poder Judicial, expuso.

El especialista en derecho constitucional dictó la conferencia Control Judicial de la Corrupción en el Estado Constitucional, este lunes en el Auditorio Felipe Borrego Estrada, en el Palacio de Justicia.

“En un régimen constitucional, la independencia e imparcialidad del Poder Judicial deben ser una consecuencia del principio de separación de poderes, como lo es la atribución de una serie de funciones propias y exclusivas al Poder Judicial”, explicó.

Asimismo, agregó que una autonomía “orgánica” de jueces y magistrados, entre otras condiciones objetivas, garantizan el libre ejercicio de la potestad jurisdiccional.

Entre de las consecuencias de la corrupción, resaltó que ésta atenta contra el funcionamiento democrático y el ejercicio de derechos fundamentales.

Expuso que este fenómeno afecta en mayor medida la participación política, “en el momento en que la competencia no es igualitaria porque existen partidos que se financian de manera irregular”.

Destacó que la corrupción involucra a todo tipo de personas, de diversos estratos sociales y económicos, quienes “aprovechan las debilidades del sistema para conseguir rendimientos económicos sin respetar los principios de legalidad”.

“Los casos de corrupción ponen en manifiesto la complicidad de funcionarios no sólo de la administración del estado, sino también del Poder Judicial, que se ven arrastrados por los planteamientos, las ofertas irregulares, que se hacen desde actores políticos o sociales”, lamentó.

No obstante, el académico celebró que, ante la exhibición del fenómeno, se creó la sensibilidad para luchar en contra, sobretodo dentro de este poder.

Como director de una red académica que abarca tres países y en la que se espera incluir a México, actualmente se capacita a funcionarios de tribunales para que ofrezcan mayores herramientas contra la corrupción.

 


Los comentarios están cerrados.