FRANZELY REYNA/NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA/NTRZACATECAS.COM

Colectivos de la comunidad LGBTTTIQ encararon a diputados locales por aplazar la discusión del dictamen para legislar el matrimonio igualitario en Zacatecas; la manifestación terminó en altercados y sin dictamen, luego de los votos en contra del Panal, MC y PRI.

“¡Traidores!”, les gritaron, mientras los legisladores trataban de huir de la sede alterna donde sesionaron este jueves, dado que el Congreso del Estado permanecía tomado por organizaciones contra la discriminación por razones de preferencia sexual.

A un día de la celebración del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, Intersexual y Queer (LGBTTTIQ), y en vísperas de la clausura del Segundo Periodo Ordinario de sesiones de la LXIII (63) Legislatura, los manifestantes reprocharon que este derecho fuera de nueva cuenta postergado y sometido a consulta, como acordaron organizaciones civiles y asociaciones religiosas con diputados de todas las fracciones.

 

Congreso cerrado

Desde las 7 horas de este jueves, asociaciones a favor de la no discriminación por razones de preferencias sexuales y de los derechos LGBTTTIQ tomaron la sede del Poder Legislativo.

Martín Uvario Gaspar, representante de los colectivos, declaró que “nuestros derechos se ejercen, no se consultan; si ellos creen que consultando el derecho del matrimonio igualitario es lo correcto, entonces ¿para qué queremos legisladores? Entonces hay que poner a consulta todas las propuestas de ley que lleguen a este palacio legislativo y que ellos se vayan a sus casas, que no cobren, que el pueblo elija qué derechos sí y qué derechos no”.

Aseveró que los legisladores están para guardar el bien de la sociedad y de las leyes, además pidió que trabajen de manera real y no “se echen la bolita” unos a otros: “también nosotros sentimos, también nosotros valemos; trabajen, señores, por los muchos y por los pocos”.

Paz Barrón Delgado, representante de la comunidad, acusó de omisión a la diputada presidente de la Comisión de la Niñez, Juventud y Familia, Carolina Dávila Ramírez, por no citar a comisiones para la dictaminación de la Ley de Matrimonios Igualitarios y condenó que Susana Rodríguez Márquez, presidente de la Mesa Directiva, se entrometa en acuerdos de las comisiones, al firmar acuerdos con colectivos religiosos y asociaciones civiles para que se realicen foros de discusión y consulta del tema.

“Lo que queremos es que salga el dictamen y que cada una de las diputadas y diputados sean responsable de votar a favor o en contra”.

 

Sesiones alternas

Al no existir condiciones para sesionar en el Congreso del Estado, los integrantes de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política (CRICP), así como de las diversas bancadas parlamentarias, iniciaron una sesión privada en un hotel del Centro Histórico, donde se dispusieron a la discusión de cuestiones legislativas y del matrimonio igualitario, tema que quedó pendiente después de horas de diálogo, ya que la sesión ordinaria programada para el jueves inició de manera privada y sin conocimiento de algunos diputados.

El lugar elegido para la sesión fue un restaurante, también del centro de la capital, a pesar de que el martes la misma presidente de la Mesa Directiva, Susana Rodríguez Márquez, aseguró que ningún tema legislativo sería tratado en lo “oscurito, ni con rapidez”.

Las diputadas Mónica Borrego Estrada y Navidad Rayas Ochoa denunciaron a los otros diputados que no les avisaran de la sesión ordinaria ni de cuál restaurante fue elegido como recinto para que se realizara; además, puntualizaron que a su llegada les informaron que sus faltas a la sesión estaban justificadas por el trabajo que realizaban en el otro establecimiento en el centro de la capital.

 

Reclamos y agresiones

Al tener conocimiento de que se realizaba la sesión, los colectivos se trasladaron hacia donde también arribaron cotizantes al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de Trabajadores del Estado de Zacatecas (Issstezac), y, al observar que era a puerta cerrada, pues el lugar era resguardado por seguridad del Poder Legislativo, al grito de “¡Atención, atención, exigimos atención!”, pidieron que una comisión de diputados saliera para dialogar, solicitud negada con el argumento de que no podían dejar los asuntos que trataban.

Después de varias acciones de presión, como empujar la puerta que impedía la entrada a la sesión, los diputados dieron acceso a los manifestantes, quienes se instalaron y con gritos de “Derechos iguales a los homosexuales”, “Sesiones Públicas” y “Traidores”, permanecieron hasta que finalizó.

Durante el transcurso de la misma, los legisladores Juan Mendoza Maldonado, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Mónica Borrego Estrada y Navidad Rayas Ochoa, ambas de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), manifestaron su descontento por sesionar a puerta cerrada y argumentaron la ilegalidad con la que se condujo el proceso legislativo que se efectuaba.

Los manifestantes, en la búsqueda del diálogo, impidieron la salida de los diputados; sin embargo, entre particulares de los legisladores y los mismos manifestantes iniciaron palabrerías y empujones que terminaron en un altercado dentro del establecimiento, mismo que finalizó con la persecución y huida de la diputada Susana Rodríguez Márquez.

Ya en un estacionamiento, los manifestantes le pidieron una explicación a la diputada sobre por qué no hubo voluntad para escucharlos desde que iniciaron la toma del Congreso, y por qué se les negó la atención por parte de una comisión especial en el transcurso de la sesión.

Rodríguez Márquez argumentó que eso era un tema que no le competía y que debían dirigirse con las Comisiones de Niñez, Juventud y Familia, así como de Derechos Humanos, y después la diputada se dispuso a salir en su coche; sin embargo, una vez más los colectivos se lo impidieron.

Para que la legisladora pudiera irse, algunos trabajadores del Poder Legislativo quitaron a la fuerza a los integrantes de los colectivos que bloqueaban el paso.

Sesionan las Comisiones Unidas

Después del altercado los diputados integrantes de las Comisiones de Niñez, Juventud y Familia, y de Derechos Humanos, se reunieron para recibir a las asociaciones civiles y religiosas, así como a las que están en contra de la discriminación por razones de orientación sexual y en defensa de los derechos LGBTTTIQ, que expusieron sus diferentes puntos de vista sobre la legalización de los matrimonios igualitarios.

Posterior a escucharlos, los diputados se dispusieron a discutir el tema, pero, después de alrededor de seis horas, Comunicación Social del Congreso informó que no se lograron acuerdos para sacar el dictamen.

 

Sin acuerdos

Después de más de siete horas de que las comisiones Unidas de Niñez, Juventud y Familia y la de Derechos Humanos entraron a sesión para discutir si realizaban un dictamen sobre matrimonios igualitarios, los diputados informaron a los colectivos LGBTTTIQ que no se llegó a un acuerdo político.

Las votaciones fueron, a favor: Mónica Borrego Estrada y Navidad Rayas Ochoa de Morena y de Juan Mendoza Maldonado del PRD y presidente de la Comisión de Derechos Humanos.

En contra: Adolfo Zamarripa Sandoval del Panal, Edgar Viramontes Cárdenas de Movimiento Ciudadano, Carolina Dávila Ramírez del PRI y presidente de la Comisión de la Niñez, Juventud y Familia.

Abstenciones: Perla Martínez Delgado del PRI.

Con opiniones encontradas, a favor y en contra, los diputados entraron de nueva cuenta a sesionar para obtener una votación totalmente en contra o a favor.

Entre los argumentos que dieron los diputados fue que había posicionamientos radicales en los que se pedía que al momento pudieran tener un dictamen para darle lectura en la próxima sesión legislativa, y otros en los que se pedía tiempo para realizar los foros de consulta con las asociaciones de la sociedad civil.


Nuestros lectores comentan

  1. Juan Argumaniz Urtusuáztegui

    Sabemos que necesitan un apoyo legal las personas con el problema de preferencias homosexuales. Si, problema demostrado por la ONU en un estudio que asegura que el 1% de gays son debido a una mutación genética, sea por aparición de los dos sexos (hermafroditas) o por una sobrecarga hormonal no compatible con el sexo físico. El 99 % son por vivencias de infortunio por violación del padrastro, madrastra, primo, tío, etc. Un caso cercano con un ex compañero de trabajo comentó que a él recién casado lo acosaba tanto su suegra que se hizo gay. Otro caso una compañera que sufría infidelidad del marido prefirió hacerse lesbiana.
    Solo los homosexuales que aceptan esa herida emotiva tan grande pueden sanarse y dejar de serlo. Cuando empiezan su vida activa sexual se hace mas difícil la cura debido al choque electromagnético con las parejas que hayan tenido, debido a tener la misma carga, hundiéndoles en gran confusión, que convence a varones de ser mujeres y éstas se convencen de ser varones, pero se puede vencer esto bajo terapia especializada.
    De preferencia un terapeuta masculino para lesbianismo y uno femenino para los varones gays debido a su electromagnetismo contrario les beneficia la psíquis para iniciar.
    Si se necesita dar apoyo legal a las parejas incorregibles ó que no quieran someterse a tratamiento se les podría casar después de un estudio psicológico, pero que no adopten niños porque se les dañaría muy fuerte en confusión emocional y con el bullyng que conlleva esto en las escuelas por sus compañeros. Este tipo de adopción en lugar de beneficiar, victimiza a los infantes, no se debe permitir.

  2. Bravo para los legisladores, al obispo, y al gobernador por ser valientes que no le temen a esa gente depravada he inmoral. Y claro que cuando hay que pasar una ley que afecte a toda la ciudadania, no solo se debe de hacer consultas si no que se tiene que consultar a la ciudadania. Los diputados fueron elegidos por todo pueblo no solo por problematicos inmorales y revoltosos.