KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM

El aumento de 20 por ciento al salario mínimo en el país es una acción positiva, pero insuficiente, pues el retraso en los sueldos es de muchos años y la recuperación de poder adquisitivo de los trabajadores requiere todavía más aumento.

Así lo expresó José Luis Guardado Pérez, economista y docente investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Subrayó que el aumento no se puede hacer en una sola exhibición, por lo que se tendrá que esperar de tres a cuatro años más para que los sueldos aumenten más que la inflación, con lo que “se podrá recuperar el poder de compra que los trabajos requieren para acceder a los artículos de la canasta básica”.

Guardado Pérez mencionó que el salario mínimo debería estar alrededor de 250 pesos, cálculo que es muy arbitrario, porque se debe incluir el costo de una canasta básica y que ésta se pueda adquirir con el sueldo del jefe de familia, razón por la que las estimaciones pueden variar.

Agregó que en la medida en que la canasta básica aumente, el pago de los trabajadores deberá aumentar lo suficiente para que recupere lo que perdió en los últimos años durante la retención salarial, y se ponga a la par con el costo de los productos.

“El aumento del salario mínimo se da en el contexto de la renovación del TLC [Tratado de Libre Comercio), en donde una exigencia de los socios comerciales de México es que los pagos no estén tan castigados”, argumentó.

Por otro lado, expuso que el impacto inflacionario del incremento salarial será “prácticamente insignificante, porque de alguna manera tiene que reconocerse que la productividad del trabajo creció y la política de contención salarial cambió”.

El académico determinó que se pensaba que la contención salarial detenía la inflación y que los bajos y precarios pagos eran un factor de competitividad y atracción para la inversión, “aspectos que se deben modificar radicalmente”.

El economista manifestó que “lo que atraiga inversión e impulse el desarrollo de los negocios no debe ser la pobreza de los sueldos […] No se puede pensar que los negocios prosperen a causa de la pobreza de los trabajadores”.

 


Los comentarios están cerrados.